'Hueso”, de callejero a perro rescatista de la UNAM

martes, 26 de septiembre de 2017 · 13:14
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Hueso”, un perro mestizo, color blanco y de unos siete años de edad, fue rescatado en la Basílica de Guadalupe en 2010 y aunque es un juguetón y distraído, ahora es uno de los héroes caninos que han participado en las labores de rescate tras el sismo del pasado 19 de septiembre. Él como otros cinco perros, forma parte del Programa de Manejadores de Perros de Búsqueda y Rescate (PMPBR) de la UNAM y fue el primero en abordar la unidad 1 del mencionado programa el día del sismo. “Hueso” lleva un peto membretado con la insignia de la Cruz Roja Mexicana y en la parte frontal de su jaula muestra la cédula de identificación que lo denomina como “voluntario”. También es parte de la sección de Rescate Acuático de la Cruz Roja, pero fue “escolarizado” en el programa universitario. “Lo adoptamos en diciembre de 2010 en la Basílica de Guadalupe; llegó perdido al puesto y gracias al programa aprendió el oficio de rescatista. Se ha preparado, es alegre, juguetón, distraído, como fue callejero, de repente lo envuelve la inquietud”, afirmó su manejador y voluntario, Javier Sotomayor Hernández. “Gala”, “Baco” y “Cairo”, tres pastores belgas malinois; “Geri”, pastor belga groenendael, y “Mina”, de la raza labrador, son los otros cinco perros rescatistas que junto con igual número de integrantes de la UNAM participaron como binomios en las labores de rescate tras el sismo del pasado 19 de septiembre. En conjunto realizaron 10 asistencias en 72 horas. Sus manejadores son: Manuel Francisco Llamas Galván, alumno de la Facultad de Derecho; Roberto y Víctor Hugo Villanueva, ambos de la Facultad de Ingeniería; David Emanuel Muñoz Zamudio, de la Preparatoria 5; Julio Israel Guerrero Hernández, del doctorado en Ciencias Biológicas del Instituto de Investigaciones Biomédicas; y Bárbara Olivares, de la Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia (CUAED). Julio Velázquez es el titular del programa. La misión que realizaron los seis binomios en la colonia Lindavista de la Ciudad de México fue la décima que realizó el programa de la UNAM desde el pasado 19 de septiembre, indicó Julio Velázquez. “Hemos estado los últimos días en el colegio ‘Enrique Rébsamen’; en Viaducto; en las calles de Escocia, Gabriel Mancera, Saratoga, Petén, Bolívar y Chimalpopoca, Medellín y San Luis, Ámsterdam; y en la colonia Lindavista”, abundó. Los perros realizan “marcajes” donde detectan personas vivas, en las estructuras colapsadas. “Hay una adrenalina especial, hay buena voluntad y solidaridad; hemos trabajado a la par con el equipo de Alemania e Israel, regularmente nos dividimos en dos células, pero el primer día nos repartimos en tres”, relató. Julio Velázquez recordó el pasado 19 de septiembre, al mediodía, ya de regreso del gran simulacro que se realiza año con año en esta ciudad, como ejercicio de prevención tras el terremoto de 1985, se detuvieron a comer en la esquina de Viaducto y Cuauhtémoc. “Ahí nos sorprendió el sismo; esperamos a que pasara y justo cuadras atrás, por el Centro Médico, había ya colapsos, y empezamos a trabajar. Íbamos equipados con dos perros y un vehículo, desde ese momento no hemos parado”, dijo. El Programa también está integrado por Sandra Hernández, de la Universidad del Claustro de Sor Juana; y Kenji Omar Castro Miyamoto, voluntario.

Comentarios