Vecinos y estudiantes protestan contra 'Be Grand” frente a CU

viernes, 23 de febrero de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Vecinos y representantes de la comunidad universitaria salieron a la calle para protestar contra el proyecto inmobiliario “Be Grand” que se construye frente a Ciudad Universitaria (CU). El proyecto consta de dos torres, mismas que albergarán 600 departamentos, lo que a juicio de los inconformes alterará el entorno universitario --independientemente de que viola el Reglamento de Construcciones-- e impactará los servicios, como el suministro de agua potable. La rectoría y expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) han manifestado su repudio a la construcción, porque no sólo perjudicará el entorno visual de la institución, sino también las vías y espacios urbanos colindantes. Durante la más reciente sesión del Consejo Universitario, diversos consejeros mostraron su preocupación por el desarrollo inmobiliario que se gesta a un lado del campus. El rector de la UNAM sostuvo que el tema del Be Grand “es de una preocupación importantísima para la Universidad, no sólo por lo que representa en el impacto ambiental, explotación de agua y generación de tráfico en la zona, sino por la afectación a la visibilidad de este patrimonio de la humanidad”. Esa visibilidad, dijo, lastimaría la imagen de la Biblioteca Central, uno de los edificios más fotografiados de México. En declaraciones a la agencia Notimex, la directora y representante en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Nuria Sanz, informó que espera las conclusiones del debate que realizó la UNAM sobre si la construcción del edificio “Be Grand” afectará el entorno de Ciudad Universitaria (CU), catalogada como Patrimonio de la Humanidad desde el 23 de junio de 2007. En entrevista, precisó que en pláticas con la autoridad universitaria quedaron en presentarle dichas conclusiones. “Estoy esperando que nos comuniquen los resultados del debate que han tenido la semana pasada en CU, que nos comuniquen el análisis para yo informarlo a París (Francia) y que se tomen las medidas correspondientes”, explicó. Sanz dijo que la Unesco podría apoyar a la UNAM en el debate sobre esta construcción, ya que el Comité de Patrimonio Mundial, indicó, no tiene una posición de ataque o de discutir, tiene una voluntad de colaborar. “Los sitios de Patrimonio Mundial nunca son fáciles, son sitios excepcionales y de ahí viene su complejidad. La Convención tiene previstos todos los mecanismos para colaborar con las autoridades en cualquiera que sea el nivel de gobierno y para dar la respuesta o el consejo mejor informado del valor universal que se tiene que preservar”, puntualizó. A pregunta expresa sobre la construcción del inmueble en la avenida Copilco, frente a Ciudad Universitaria, manifestó que las autoridades universitarias conocen muy bien lo que significa la zona de amortiguamiento del sitio y la integridad visual para todo el conjunto. Las autoridades universitarias, añadió, han tenido todas las cartas y la correspondencia respecto de todo lo ocurrido en años anteriores y han celebrado convenios con la Unesco, por ello ahora se esperan las conclusiones sobre esta construcción nueva. En ese sentido, confió en que se sentarán y tratarán de coordinar y generar el mecanismo de relación con París, y ver cómo el Comité de Patrimonio Mundial puede atender este caso. De acuerdo con la funcionaria de la ONU, en el caso de la construcción del gran inmueble en las inmediaciones de CU se analizará de aquí a junio próximo cómo las autoridades internacionales, junto con las mexicanas, toman la decisión de presentar el asunto, pues el impacto visual es un factor a considerar. “Todo tiene que ver con el valor universal excepcional que ha sido inscrito en la lista del Patrimonio Mundial, como conjunto universitario. “Es un conjunto universitario como todos los de arquitectura moderna, que se pensaron en esa construcción del saber, una construcción que es amable con el transeúnte, con el estudiante, que genera las comunicaciones mejores para la interdisciplinariedad del saber, desde el punto de vista físico”, explicó. Evidentemente, añadió, el momento de la construcción, lo que son los tránsitos, son fundamentales para que visualmente se tenga una idea unitaria de conjunto, y por ello es importante saber cuál es el impacto, cualquiera que sea la altura, el posicionamiento y el emplazamiento de esa construcción, y saber qué tipo de repercusión puede tener como efecto dominó o desencadenante. Luego reiteró que la colaboración de la Unesco con la UNAM es cotidiana: “Para nosotros esa colaboración es propositiva para que de México salgan más metodologías, todo lo que tiene que ver con mantenimiento y conservación de la arquitectura moderna, de los grandes conjuntos, la labor de CU de colaborar con una red de ciudades universitarias inscritas en la lista de Patrimonio Mundial”. Finalmente, Nuria Sanz recordó que hay más de mil 70 casos inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial que son lugares extraordinarios y muy complejos, ya que da igual que sea un parque natural o una casa modernista, que el Centro Histórico, y el Comité hace todo lo posible por ayudar al país a encontrar las mejores prácticas, por llegar a un consenso y definir planteamientos urbanos.