Greenpace exige a Mancera cumplir compromisos ambientales antes de que renuncie

lunes, 26 de febrero de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Activistas de Greenpeace y el Comité de Vecinos de Polanco se manifestaron a las afueras del Museo Interactivo de Economía, donde se lleva a cabo la Cumbre Mujeres por el Clima, para exigir al jefe de gobierno Miguel Ángel el cumplimiento de los compromisos medio ambientales antes de dejar su cargo. Desde las 8:00 horas las diferentes organizaciones llegaron al museo donde el jefe del gobierno participó en el mensaje inaugural del evento que forma parte de la Cumbre de Alcaldes C40 y en el que destacadas figuras políticas internacionales, como la alcaldesa de París Anne Hidalgo, darán a conocer acciones para reducir las emisiones de carbono y disminuir los impactos del cambio climático. La organización no gubernamental Greenpeace fue la primera en llegar. Desde las 8:00 horas, con pancartas y portando máscaras del jefe de gobierno cubriéndose ojos, boca y oídos, los activistas denunciaron que el proyecto de carril compartido “Trolebici”, que cuenta con una partida presupuestal asignada de 150 millones de pesos desde 2015, no se ha puesto en marcha. En voz de Paloma Neumman, coordinadora de la campaña Revolución Urbana de ésta ONG, repudiaron que el proyecto se anunció como una de las acciones del gobierno de la capital para implementar proyectos de transporte sustentable y mejorar la calidad del aire en la capital, pero que a la fecha está detenido por falta de permiso de la Secretaría de Movilidad y de la Secretaría del Medio Ambiente local. “Le estamos recordando al jefe de gobierno que no puede dejar su cargo hasta que se asegure de cumplir con los compromisos pactados, este tipo de proyectos son indispensables y sumamente necesarios para mejorar la movilidad y hacer frente al cambio climático. “Nos preocupa mucho que el jefe de gobierno está por irse y nos parece grave que se vaya sin implementar ese proyecto y dejando a la deriva otros que tiene a medias”, dijo Neumman La activista también narró a Apro que el proyecto se pactó con organizaciones sociales pro medio ambiente a finales de 2015, como resultado del repudio social por el atropellamiento de varios usuarios de bicicletas. Paloma Neumman dijo que a la fecha también está pendiente la conexión de la ciclovía que corre de Insurgentes a Revolución, además las ciclovías de las líneas 5 y 7 del Metrobús, que continúan con tramos indefinidos, dijo la activista. “En la CDMX el aire nos está matando”, se leía en la pancarta principal. Complicidad francesa Por su parte el Comité de Vecinos de Polanco, el mismo que el año pasado interpuso cinco amparos contra la construcción de la Línea 7 del Metrobús, señaló la supuesta complicidad entre la alcaldesa de París Anne Hidalgo, y el jefe de gobierno para que la compañía JC Decaux -de la misma nacionalidad- instalara 898 anuncios en el tramo donde correrá la línea 7. Víctor Juárez, representante de los vecinos, argumentó que la compañía publicitaria ha sido beneficiada con varios contratos por la alcaldesa de París y que casualmente es la misma a la que se le otorgaron los anuncios de la capital. Víctor Juárez insistió en que el proyecto de la Línea 7 más que ayudar a la calidad del aire de la capital es un "negocio publicitario" en el que uno de los beneficiados es una compañía francesa cercana a la alcaldesa de París. Los vecinos hicieron una movilización paralela frente a la embajada de Francia, donde también exigieron que en la construcción de la línea 7 se respeten los lineamientos que marcó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Comentarios