La CDMX, con la tasa más alta de homicidios dolosos desde que se tiene registro: ONC

martes, 6 de marzo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).– El homicidio doloso es uno de los delitos que más repuntó el año pasado en la Ciudad de México, reveló el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC). Francisco Rivas, director de la organización civil, expuso que además de los asesinatos dolosos, el robo a transeúnte, con violencia y a negocio son otros crímenes que se recrudecieron en la capital del país. En su Reporte Anual sobre Delitos de Alto Impacto 2017, el ONC registró que aumentaron 14.46% los asesinatos con dolo, respecto de 2016, representando la tasa más alta desde que se tiene registro. El reporte también da cuenta que en 70% de las carpetas de investigación por esos homicidios se reportó el uso de armas de fuego. En general, la Ciudad de México se ubicó como la cuarta entidad federativa con la mayor tasa de robo con violencia, al registrar un crecimiento de 28.47%, y es la tercera en robo a negocios, con un alza de 13.15%. El asalto a transeúnte también reportó un incremento por segundo año consecutivo: fue de 11.90% en 2017 con respecto de un año anterior (dos de cada tres casos fueron con violencia). Así, la capital del país se ubica sólo por debajo de los niveles de Tabasco en el ranking nacional. Zonas violentas El reporte del Observatorio Nacional Ciudadano también dio cuenta que Azcapotzalco, Coyoacán, Cuajimalpa y Venustiano Carranza son las delegaciones que están en alerta por el reciente crecimiento delictivo que registran. No obstante, Rivas recordó que Cuauhtémoc se mantiene como la delegación con mayores casos de robo con violencia, robo a transeúnte y violación. Venustiano Carranza, según el reporte, es la demarcación con más casos de homicidios; Benito Juárez, con robo a negocio y casa habitación; Azcapotzalco, con robo de vehículo, y Cuajimalpa registra más casos de extorsión. Además, en su reporte La consolidación de los registros y estadísticas delictivas en México, la organización civil que impulsa una nueva metodología del registro, clasificación y reporte de la incidencia delictiva, considera que “los datos que mensualmente ha proporcionado el Centro Nacional de Información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, respecto de las averiguaciones previas y carpetas de investigación iniciadas, han carecido del rigor necesario para poder comparar los fenómenos delictivos en el tiempo y entre entidades federativas”. Las anomalías en los reportes subsisten, según el ONC, pese a que se han establecido los criterios de registro y existe una norma técnica vigente, “debido a que los ministerios públicos han clasificado a discrecionalidad el delito y sus respectivas modalidades”. El observatorio considera que dichas prácticas “han debilitado durante estos años la posibilidad de que contemos con una fotografía precisa del mapa delictivo, con el objetivo de desarrollar e implementar las acciones o estrategias necesarias, para resolver la innegable crisis de seguridad que enfrentamos desde hace más de una década”.