En la CDMX, durante sexenio de Mancera, el asesinato se disparó 63.5%

miércoles, 26 de septiembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El número de asesinatos se disparó en un 63.5% en la Ciudad de México durante el sexenio de Miguel Ángel Mancera, y alcanzó un máximo histórico el año pasado, con mil 85 homicidios dolosos registrados -seis de cada diez perpetrados con arma de fuego-. Cuando Mancera –ahora senador- asumió el poder en 2012, la tasa de homicidios se ubicaba en 8.74 por cada cien mil habitantes; seis años más tarde, ésta creció a 12.31 por cada cien mil habitantes, mostró el informe 5013 Homicidios, que publicó hoy la organización México Evalúa. De acuerdo con el informe de México Evalúa -elaborado con base en un convenio con la Secretaría de Seguridad Pública capitalina-, la mitad de los homicidios registrados en la capital se concentró en tres delegaciones: Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Cuauhtémoc (10%), pero cuando se le pondera con el número de habitantes, las delegaciones Cuauhtémoc y Venustiano Carranza sufren las peores tasas de homicidio: más de 20 por cada cien mil habitantes. Los datos muestran que el número de homicidios creció en 13 de las 16 delegaciones capitalinas entre 2012 y 2017; los mayores incrementos durante este periodo se observaron en Coyoacán –que pasó de 19 a 42, es decir, un 121%- y en Álvaro Obregón –un incremento de 96%-. El documento muestra que, en la ciudad, hombres y mujeres son asesinados por causas distintas: la principal causa de homicidio doloso en la que murieron mujeres fue por violencia doméstica –sobre todo niñas y adolescentes-, mientras que para los hombres fue el robo. Y esto que la capital cuenta con la mayor presencia policiaca del país: prácticamente un uniformado por cada cien habitantes, repartidos en 847 cuadrantes. Además, la ciudad cuenta con un Estado Mayor, un Centro de Control, Comando, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5) y cinco Centros de Control y Comando. Sin embargo, el estudio muestra que la presencia policial no está enfocada en los llamados “puntos críticos” de la violencia homicida, como lo son los barrios de Tepito, la colonia Morelos, el Centro Histórico, las colonias Popular Rastro y Nicolás Bravo de las delegaciones Cuauhtémoc y Venustiano Carranza, entre otras.

Comentarios