Concluye "satisfactoriamente” la demolición del colegio Rébsamen: Secretaría de Obras

viernes, 7 de septiembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) de la Ciudad de México informó que la “demolición controlada” del edificio colapsado del colegio Enrique Rébsamen, ubicado en la delegación Tlalpan, “concluyó satisfactoriamente” tras 17 días de labores. En un comunicado, la dependencia precisó que en un inicio se tenía previsto que las labores concluyeran en un plazo máximo de ocho semanas, sin embargo, la planeación de las labores y el trabajo del personal permitieron reducir considerablemente el tiempo programado de origen. Detalló que el colegio Enrique Rébsamen, donde 19 niños y siete adultos perdieron la vida tras el sismo de magnitud 7.1, ocurrido el 19 de septiembre del año pasado, estaba compuesto por tres edificios: uno colapsó totalmente y otro parcialmente durante el sismo, en tanto que el tercero se mantiene en pie. En seguimiento a la instrucción de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México, abundó, se retiraron las losas y el escombro de la estructura que colapsó totalmente, pues representaba un riesgo para los inmuebles colindantes y sus habitantes; el resto del predio no se intervino debido a la situación jurídica que guarda. De acuerdo con la Sobse, para garantizar la seguridad de las edificaciones cercanas, el proceso de demolición fue mixto: se seccionaron los tres niveles de losas colapsadas y con el apoyo de una grúa fueron transportadas a nivel de piso para ser desmanteladas por 14 trabajadores, y de esta manera ser transportadas en camiones de volteo hacía los sitios autorizados de disposición final; en total se retiraron 920 metros cúbicos de escombro, puntualizó. De manera paralela, un grupo de topógrafos fue desplegado en la zona para monitorear el comportamiento de los inmuebles aledaños durante las labores, sin que se registraran desplomes ni hundimientos durante los trabajos. Tras el retiro del cascajo y recorrer el tapial para confinar el predio, la Sobse concluyó su participación, y la propiedad quedó a resguardo de la PGJ. Durante la demolición estuvieron presentes peritos supervisando las actividades, al igual que representantes del Ministerio Público, para interceder oportunamente ante cualquier descubrimiento que pudiera ayudar a la investigación, agregó.

Comentarios