El gobierno de la Ciudad de México nombra a Evo Morales huésped distinguido

miércoles, 13 de noviembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro). - Evo Morales, presidente de Bolivia hasta el pasado domingo 10 de noviembre y asilado actualmente en México, fue nombrado huésped distinguido de la Ciudad de México. El nombramiento lo hizo la jefa del gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum Pardo, desde el Antiguo Palacio del Ayuntamiento. Al tomar la palabra, Sheinbaum Pardo respaldó la postura del presidente, Andrés Manuel López Obrador, y del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quienes “claramente y sin titubeos” hablaron desde un primer momento de un golpe de Estado contra Morales. Asimismo, celebró la decisión de dar asilo político al homenajeado y a otros bolivianos perseguidos, pues consideró que es “la reivindicación de la mejor tradición de México en su política internacional”. “Estoy convencida de que en cualquier momento hay que defender los principios por los que uno ha luchado siempre, pero hay momentos en donde la ambivalencia, el no posicionamiento y el vacío son símbolos de cobardía. A todos nos juzga la historia, por eso hoy no sólo le damos la bienvenida, sino que lo nombramos, Evo Morales, huésped distinguido de la Ciudad de México”, sentenció Sheinbaum Pardo. “Las fuerzas armadas de su país le exigen la renuncia y usted decide darla para evitar derramamiento de sangre, aún después de haber llamado a nuevas elecciones y para conservar la paz de los gobiernos. Evo Morales, es un orgullo y un honor tenerlo a usted en esta sede y es usted un huésped distinguido de la Ciudad de México”, celebró. Por su parte, el exmandatario hizo un breve recuento de la historia común de resistencia indígena entre México y Bolivia, así como de los logros de su mandato y de los hechos recientes que lo llevaron a auto exiliarse en nuestro país. Morales agradeció la distinción y se la dedicó a sus “hermanos que siguen movilizándose en defensa de la democracia y de los derechos adquiridos por el pueblo boliviano”. Y advirtió: “no estamos en pueblo de colonia, no estamos en tiempo de república donde los golpes de Estado venían de Estados Unidos.  Vamos a recuperar la democracia y quiero que eso sea con diálogo”. A su arribo al antiguo Palacio del Ayuntamiento, el exmandatario fue recibido por alcaldes y funcionarios capitalinos al grito de "presidente, presidente", mientras que afuera un grupo de simpatizantes no dejaba de corear "Evo, amigo. México está contigo" y “No estás solo”.