Gobierno de la CDMX ordena encapsular a campesinos para impedir su arribo al Zócalo… y ellos se cuelan

miércoles, 20 de noviembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante el amago de campesinos de sumarse a la ceremonia conmemorativa del 109 aniversario de la Revolución Mexicana, el gobierno de la Ciudad de México ordenó encapsularlos para impedirles la llegada a la Plaza de la Constitución. La madrugada de este miércoles, elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) arribaron a las inmediaciones de la Cámara de Diputados y se situaron estratégicamente en diversos puntos para impedir el paso a las organizaciones campesinas que desde hace 11 días se encuentran en plantón a la entrada del Palacio Legislativo, en demanda de mayores y mejores apoyos al campo. Sin embargo, los manifestantes se organizaron y pusieron en práctica la operación hormiga para burlar el cerco policiaco. Un grupo aproximado de 100 integrantes de Antorcha Campesina, Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas y Frente Único del Campo saltó una barrera en Fray Servando y llegó hasta el primer cuadro del Centro Histórico, donde ya los esperaba un enviado de la Secretaría de Gobierno para invitarlos a dialogar con la titular del área, Rosa Icela Rodríguez. No se dieron detalles de la reunión entre los campesinos y autoridades del gobierno local, pero Marco Antonio Reyes, integrante de la Unión de Trabajadores, informó que la gente que se mantenía frente a la valla de uniformados que les impedían el paso fue retirada, luego de conseguir su objetivo de “participar” en el desfile. “Fuimos cien, pero hubiésemos querido ir más, pero no se hizo para evitar conflicto”, precisó. Previo a la reunión, a su paso por avenida Congreso de la Unión, Reyes señaló que el Presupuesto de Egresos 2020 se hizo para beneficiar a los empresarios, no al pueblo. “El gobierno está usando al campo como moneda de cambio, como lo hizo Salinas (de Gortari)", acusó. Además, informó que la tarde de este mismo miércoles sostendrían una reunión con el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, el morenista Mario Delgado, y que esperaban una respuesta favorable a sus demandas. En caso de que esto último no suceda, dijo, valorarán la posibilidad de reforzar el plantón que mantienen en la Cámara de Diputados. Antes de que la policía los encapsulara, los campesinos se disponían a salir hacia Palacio Nacional. La idea original era participar en la marcha y aprovechar la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador para plantearle sus demandas. Sin embargo, ante el temor de que la policía recuperara el control de los accesos al Palacio Legislativo, los dirigentes decidieron que las escuelas afiliadas a las organizaciones campesinas trasladaran sus arengas del 20 de noviembre al plantón en el Congreso. Los templetes colocados en ese sitio fueron usados como escenario para los bailes que realizaron estudiantes de secundaria y de bachillerato, ataviados con trajes típicos. Supuestamente los jóvenes fueron llevados con la advertencia de que si no lo hacían verían afectada su calificación. Incluso no pocos profesores pasaron lista de asistencia. Los papás también aprovecharon el plantón y, sobre la calle Emiliano Zapata, montaron puestos para vender aguas, chilaquiles, pambazos y gelatinas. (Manuel Alejandro Godínez)

Comentarios