Sheinbaum quiere controlar instituto que planeará desarrollo urbano en las próximas 2 décadas: MCCI

martes, 26 de noviembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Mediante iniciativas de ley enviadas al Congreso de la Ciudad de México, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, pretende controlar la planeación y desarrollo de la capital al dejar a los diputados locales fuera de los nombramientos de los órganos que van a diseñar y poner en práctica las políticas en la materia, incluidos los usos de suelo y gestión del agua, durante las próximas décadas. De acuerdo con la investigación “Busca Sheinbaum ‘planeadores carnales’ para desarrollo inmobiliario de la CDMX”, realizada por la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), la mandataria propuso a los diputados locales medidas para controlar las designaciones de los directivos del Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva. También pretende que el dicho organismo dependa de la jefatura de gobierno -lo que le restaría autonomía-, y que las reglas de operación no sean aprobadas por el Legislativo capitalino. La publicación agrega que los funcionarios designados en el Instituto mencionado tendrán injerencia en todo el ramo inmobiliario: cambios de uso de suelo, límites de altura en las construcciones, actualización de planes de desarrollo urbano, gestión sustentable del agua, medio ambiente, vivienda y movilidad y la asignación del presupuesto para estos temas, entre otros. Además, el instituto elaborará el plan general de desarrollo para los próximos 20 años y el programa de ordenamiento a 15 años. De esta manera, el mandatario en turno podría intervenir en todo el proceso de planeación, aplicación y seguimiento de las políticas públicas enfocadas en el desarrollo, aún cuando la Constitución Política de la Ciudad de México buscaba la independencia del organismo. “A modo” En la investigación de MCCI, el diputado local del PAN, Federico Döring, presidente de la Comisión de Planeación del Desarrollo en el Congreso de la Ciudad, aseguró que “es evidente que el gobierno está buscando un planeador carnal, a modo, con nombramientos controlados a modo… En lugar de que el instituto sea un contrapeso ante la corrupción histórica de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, el Instituto sería un Seduvi con esteroides para poder seguir haciendo corrupción inmobiliaria”. Además, destaca la voz de Mayela Delgadillo, exdiputada constituyente por la bancada de Morena e integrante de la Comisión de Desarrollo, quien asegura que la invitación sin aval del Congreso sería simular un proceso en los comités. “Va al Contrario a todo lo que se planteó en la Constitución, y por otro lado si (los diputados) van a eso, van a generar un conflicto social con los ciudadanos y toda la gente va a buscar pararlo”, dijo. La Comisión que presiden Döring, junto con la de Administración Pública Local que encabeza la morenista Guadalupe Chavira, serán las responsables de dictaminar las iniciativas de ley de planeación y del Instituto. De acuerdo con la Constitución capitalina, aprobada en 2017, el Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva deberá tener un carácter autónomo técnico y de gestión, así como personalidad jurídica y patrimonio propio, separándolo así del Ejecutivo en turno. No obstante, dice el reportaje, “la iniciativa de Claudia Sheinbaum deja estas características al instituto desde la Ley de Planeación, pero le da el carácter de descentralizado y sectorizado a la Jefatura de Gobierno”. Mónica Tapia, directora de Ruta Cívica, agregó: “Quiere decir que no es nada independiente, que depende de la Jefatura de Gobierno… Uno de los temas de la autonomía desde el Constituyente es que con los cambios de gobierno la planeación se mantenga, que tenga perspectiva de mediano y largo plazo. Cuando lo sectorizas a la jefatura va a depender de los cambios de gobierno cada seis años y no cada 15 y cada 20. Es un golpe a la planeación de mediano y largo plazo”. Sin embargo, cuestionada por organizaciones vecinales, la diputada Valentina Batres, también de Morena, dijo el pasado 20 de noviembre que darle el carácter de autónomo vulneraría a otros poderes. Peor aún, aunque la Constitución dice que se creará una ley secundaria del Instituto, independientemente de la Ley de Planeación, el gobierno local busca reducir esta ley a un estatuto la cual emitiría la propia Sheinbaum sin discusión en el Congreso. Dicho estatuto determinará la organización, funcionamiento y operación de los órganos del Instituto, las sesiones de la junta de gobierno y el funcionamiento de la oficina especializada para la consulta pública y la participación social en las distintas etapas del proceso de planeación. En el proceso de discusión, aunque las comisiones de Planeación del Desarrollo y de Administración Pública Local sesionarían de manera conjunta, integrando las iniciativas de la jefa de gobierno y de los diputados sobre la Ley de Planeación y al Ley del Instituto, diferencias entre Döring y Chavira por incluir las propuestas del Ejecutivo derivó en dos procesos legislativos en vez de uno. Por último, MCCI informó que pidió la versión del Gobierno de la Ciudad, mediante la Seduvi, la Consejería Jurídica y la oficina de la jefa de gobierno; pero no tuvo respuesta.