Por crisis interna renuncia el coordinador de la bancada de Morena en el Congreso de la CDMX

martes, 17 de diciembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La bancada de Morena en el Congreso de la Ciudad de México está sumida en una crisis por problemas de fracturas y división interna, falta de liderazgo político y disciplina, entre otros factores que llevaron a la renuncia “irrevocable” del coordinador, Ricardo Ruiz, como él mismo lo escribió en una carta que hizo pública. El pasado domingo 15, en la reunión plenaria del partido que encabeza la llamada “Cuarta Transformación” en la capital del país, José Luis Rodríguez Díaz de León fue electo nuevo coordinador de los diputados, ante la oposición del grupo interno que encabeza Valentina Batres Guadarrama, identificado como “Tercera Vía”, que propuso a Rigoberto Salgado Vázquez. De los 31 diputados, 19 votaron por el primero, por lo que los legisladores que apoyaban al segundo reventaron la sesión y adelantaron que presentarían una queja ante la Comisión de Honestidad y Justicia del partido. Esta es la tercera vez que la bancada morenista cambia de coordinador durante el año y tres meses que lleva la actual legislatura. Y es que, antes de Ricardo Ruiz, la coordinadora era Ernestina Godoy, quien renunció en diciembre pasado para asumir la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ-CDMX) y, el próximo 10 de enero, se convertirá en la primera titular de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México. En la carta que envió días antes a los integrantes de Morena y que difundió en su cuenta de Facebook, Ricardo Ruiz Suárez acusó descalificaciones y grupos internos, con disciplina y tomas de decisiones propios. “Hoy, los conflictos al interior del grupo se están agudizado. El funcionamiento, la actuación y toma de decisiones sobre aspectos del trabajo legislativo de grupos internos, se está poniendo por encima de las decisiones colectivas”, aseguró. Agregó que las instancias en las que se toman decisiones “no se acatan y en los hechos las decisiones personales o grupales se están manifestando en nuestras actuaciones en el pleno y en otras instancias legislativas”. Ello, dijo ha provocado “que actuemos divididos y que en los hechos la oposición a nuestro proyecto se fortalezca y apueste cada vez más a la división nuestra y a los acuerdos con personas y grupos dentro de la fracción para obtener dividendos políticos y de otro tipo. Me parece irresponsable y peligrosísima esta tendencia”. Sin dar nombres, acusó que se ha usado a medios de comunicación “para denostar personalmente o debilitar”, lo que consideró “una práctica absurda que descalifica a todo nuestro proyecto y que nos sigue afectando irresponsablemente”.
Sin interlocución con Sheinbaum
El experredista añadió que existen manifestaciones “muy inadecuadas y contrarias” a los principios de Morena en el manejo administrativo del Congreso, “por personal que fue propuesto por integrantes de la fracción. No puede haber tolerancia contra estas desviaciones”. Además, comentó que hay áreas completas del trabajo legislativo “que no se integran y funcionan por decisiones colectivas de la fracción, sino por definiciones que se toman de manera personal o en espacios diferentes a la dirección del grupo”. Y mencionó la existencia de hegemonías y formas clientelares en todos los espacios dentro del Congreso y en los espacios nombrados por el mismo. El expresidente del PRD-DF también reconoció que la bancada tiene “un grave problema de interlocución con el gobierno” de Claudia Sheinbaum. “A pesar de los esfuerzos e instrucciones de la jefa de gobierno, no hay canales institucionales y únicos, adecuados y confiables, hay diferencias entre ellas”. Peor aún, aseguró que existe tendencia a privilegiar la interlocución con alguna persona o grupo interno de la fracción y no a actuar institucionalmente. Sin eludir su responsabilidad en esta situación mientras fue coordinador del grupo parlamentario, afirmó que no ve “en el panorama existente posibilidad personal de incidir en cambios importantes en la situación y mejoramiento de las condiciones que prevalecen”. Por el contrario, dijo, “estoy en medio de confrontaciones y definiciones que se toman al margen de la Coordinación, que están en otros ámbitos, y que por lo tanto quitan fuerza a la posibilidad de una conducción con la fuerza y apoyo colectivo que requiere”. Al final del escrito, sentenció: “el grupo tendrá que tomar las definiciones de los cambios en el funcionamiento, conducción y toma de decisiones”. Consultada al respecto, Sheinbaum Pardo aseguró ayer: “Lo que les recomendaría a todos es que respiraran hondo, se relajaran, pasaran sus vacaciones y el problema de la fracción de Morena se va a resolver. No vamos a intervenir nosotros, ellos tienen autonomía”.

Comentarios