CDMX

El adiós a "Polly", entre dolor e impotencia

Fernanda, de 31 años, y “Polly”, de 26 años, tuvieron graves lesiones y fueron atendidas en los hospitales de Xoco y Balbuena, con fracturas, hemorragias internas y traumatismos en diferentes partes de sus cuerpos.
lunes, 5 de julio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El sepelio de Fernanda Olivares, “Polly”, fue de dolor y rabia.

Su familia y amigos que la acompañaron para darle el adiós en el panteón Dolores, alcaldía Miguel Hidalgo, no dejaron de manifestar su pesar y también su impotencia ante la irresponsabilidad de Diego Armando “N”, quien la arrolló hasta dejarla sin posibilidades de sobrevivir.

Frente al féretro, amigos cercanos a la joven le prometieron que su crimen no quedará impune. “Se ha salvado, se ha salvado el perro ese, pero en cuanto lo suelten al área común, la va a pagar”, espetaron en el sepelio realizado el domingo 4, al que acudieron decenas de medios que por momentos provocaron el enojo de los dolientes.

“Es una guerrera, una pinche chingona, pero ese maldito la hizo pedazos, no aguantó”, se escuchó de una joven asistente; otra lanzó otro grito de rabia: "¡cobarde!, se entregó porque tuvo miedo, afuera no se la iba a acabar”, según una nota del diario El Universal.

“Polly”, como le decían, estuvo 20 días hospitalizada luego de que junto a su amiga, Fernanda Cuadra, fueron atropelladas por Diego Armando “N” el sábado 12 de junio, en la colonia Viaducto Piedad, alcaldía Iztacalco.

Fernanda, de 31 años, y “Polly”, de 26 años, tuvieron graves lesiones y fueron atendidas en los hospitales de Xoco y Balbuena, con fracturas, hemorragias internas y traumatismos en diferentes partes de sus cuerpos.

La primera sobrevivió, pero “Polly” no aguantó las lesiones que le causo Diego Armando “N” con su auto.

“Apenas antier dio muestras de que mejoraba, no sabemos cómo pasó todo tan rápido, sé que tenía a varios médicos particulares incluso, pero no se pudo hacer nada. Ya nos habían dicho que estaba mal, muy mal por las lesiones, pero nosotros nunca perdimos las esperanzas; hicimos una cadena de oración, todas las noches orábamos por ella y ni modo, Dios se la quiso llevar y creo que fue lo mejor, ya estaba sufriendo de más”, comenta sollozando una de sus primas, recogió el periódico El Universal.

Diego Armando “N” está en prisión esperando sentencia por los delitos de feminicidio y tentativa de feminicidio. En días pasados se difundió un audio donde se escuchaba su intención de quitarse la vida.

Sin embargo, para los familiares y amigos de “Polly” no es suficiente.

“Merece lo mismo, si no, no hay justicia para nadie y esto va a seguir pasando, cualquiera nos puede matar y tranquilamente se va a la cárcel y nosotras, nuestra familia, ¿qué pasa con todo eso?”, dijo una de sus familiares.

       

Más de

Comentarios