#LadyTacosDeCanasta

#LadyTacosDeCanasta y el restaurante Usharu chocan en redes y terminan relación laboral

"Las razones son personales y fue determinante la falta de compromiso de la otra parte", dijo "Marven" en un comunicado difundido en sus redes, luego de terminar la relación laboral con Usharu.
martes, 6 de julio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Juan Francisco Martínez Ventura, el muxe conocido como “Marven” o #LadyTacosDeCanasta, terminó su relación laboral con el restaurante Usharu, en medio de acusaciones a través de comunicados publicados en las redes sociales de ambas partes.
    
El 1 de julio, en su cuenta de Twitter, #LadyTacosDeCanasta anunció que a partir del ese día terminaba la relación laboral con el restaurante de la colonia Narvarte y dejaba de ser parte de su proyecto.
    
Al siguiente día, el restaurante Usharu respondió --en un largo texto de tres páginas, donde se refirió a la alianza-- y acusó a #LadyTacosDeCanasta de haberles enviado un borrador de un contrato, fechado el 1 de julio, donde pretendía que le pagaran 200 mil pesos mensuales por usar su marca.

La postura de “Marven”

En su comunicado, “Marven” señaló: “las razones son personales y fue determinante la falta de compromiso de la otra parte, ya que los acuerdos no se cumplieron y trasgredieron mi persona; con el tiempo se va aprendiendo que habrá gente que quiera abusar”.

Dijo que seguirá trabajando, como todos los días, y agradeció a los medios de comunicación, a su familia, a los amigos, a los comensales y los fans por creer en ella.

“Hoy, el único sitio donde me van a encontrar es: Santa Veracruz #9, Centro Histórico. (Atrás de Bellas Artes). Los espero con canasta abierta y con la misma sazón callejera que nos ha enamorado desde el inicio”. Además, señaló que sigue trabajando para eventos, corporativos, bodas, XV Años y lo que se quiera festejar, y dejó sus números telefónicos disponibles.

Lo que respondió Usharu

El responsable del restaurante reconoció que buscaron a #LadyTacosDeCanasta a finales de 2020, dado que empatizaron con su historia, misma que se hizo viral porque el 20 de octubre de ese año unos policías le quitaron el triciclo donde vendía sus tacos, en el centro histórico.

Señaló que quiso hacer “sinergia” entre su restaurante oaxaqueño y los tacos de canasta de “Marven”.
    
“En diciembre pudimos ver una primera etapa de un sueño en conjunto, pusimos el local de la colonia Narvarte, inauguramos y la gente comenzó a llegar. Sobra decir que, en estos seis meses, el proyecto se desbordó. El espacio, que ya era pequeño, no nos daba para atender a tantas personas que llegaban. Tuvimos que expandirnos y ni aun así pudimos con tanta demanda”.

Luego precisó que había días en que los tacos estaban fríos, había falta de atención, una desorganización y tardanza en la entrega de alimentos y de todo con lo que un restaurante debe lidiar a diario, pero lo superaron y se expandieron al local aledaño. Todo iba bien hasta los hechos que llevaron a romper la relación laboral. 
    
“Cabe resaltar que nunca se le cobró un solo peso de renta, ni servicios, ni pago de empleados, ni permisos y/o cualquier otro gasto de operación del restaurante para que ella vendiera sus tacos en este local; siempre se le apoyó para que ella llegara con sus canastas y vendiera en el lugar. Sus ganancias eran íntegras y desde el inicio le fue muy bien ahí. Al principio ella iba gustosa a atender, poco a poco fue asistiendo con menor frecuencia, hasta el punto de que ya no se presentaba, sólo enviaba sus canastas, mismas que se le pagaban íntegramente”.

En diciembre de 2020, el restaurante ofreció a #LadyTacosDeCanasta pagarle el costo de la renta de su vivienda hasta junio de 2021, mientras se estabilizaba, pero al saber que le estaba yendo bien en su negocio, le dijo que ya no le pagaría la renta, “situación a la que ella reaccionó de manera desfavorable”.

Además, era un pacto entre dos personas que se llamaría Usharu de Lady Tacos de Canasta. Iban a entrevistarla, invirtieron en un equipo de celular de alta gama para que sus enlaces fueran de alta definición y pagaron 250 mil pesos para un centro de producción en serie, pero ella se quedó con todo el equipo y el departamento amueblado.
    
“Sin embargo, Lady Tacos de Canasta, el día 1 de julio de 2021, me hizo llegar un borrador de un contrato en el que pretendía que se le pagaran 200 mil pesos mensuales por un licenciamiento de su marca, en el cual abiertamente solo se beneficiaba ella y me daba a entender que si algo salía mal era únicamente mi responsabilidad. Sobra decir que dicho contrato se encuentra completamente desproporcionado y no representa ni para mi persona y ni para mi negocio beneficio alguno, por lo que no accedí a firmarlo”, agregó Julio César Cruz, quien firma el comunicado del restaurante.
 

Comentarios