sí vale

FGJCDMX investiga a Sí Vale México por presunto fraude de casi 600 mdp

En la querella se imputa la autoría material e intelectual del fraude a dos directivos; Baptiste Laurent Heckenroth y Erik Vázquez Pedroza, aunque fuentes judiciales señalan que el primero de ellos ya habría salido del país.
lunes, 16 de agosto de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) investiga a la empresa Sí Vale México S.A de C.V, por un presunto fraude patrimonial en agravio de la compañía Consultoría Integral en Modelos de Asistencia (CIMA), provocando un daño en las finanzas de esa empresa por un monto cercano a los 600 millones de pesos, derivado de que Sí Vale habría incumplido con un contrato para que ambas compañías hicieran un negocio conjunto.

La denuncia de CIMA contra Sí Vale México fue presentada el 23 de diciembre del 2017 ante la Fiscalía Central de Investigación Estratégica de Delitos Financieros de la Fiscalía capitalina, por lo que podría estar próxima a judicializarse, estima el despacho Cárdenas-Cárdenas que representa a la parte afectada, de acuerdo con la carpeta de investigación CI-FMH/MH-2/UI-1 S/D/01542/12-2017

En la querella se imputa la autoría material e intelectual del fraude a dos directivos de Sí Vale México, Baptiste Laurent Heckenroth y Erik Vázquez Pedroza, aunque fuentes judiciales señalan que el primero de ellos ya habría salido del país.

Baptiste Laurent habría acudido a Francia para negociar una posible fusión de Sí Vale México con la compañía Sodexo, también dedicada a la emisión de vales, pero la operación no se concretó, por lo que se desconoce si piensa regresar al país.

La modalidad de fraude que se alega en la demanda es fraude en perjuicio o patrimonial, contemplado por el artículo 232 del Código Penal para la Ciudad de México, conducta delictiva que consiste en causar o provocar un perjuicio patrimonial a una persona moral o física por medio del engaño o aprovechando un error, delito que se sanciona con una pena que va de cuatro meses a 2 años y medio de prisión, además de imponer a los responsables el pago de una multa de hasta 200 días de salario mínimo.

Proceso solicitó a Sí Vale México una postura sobre el tema, a través de sus representantes legales y de su oficina de relaciones públicas, pero la empresa explicó que por tratarse de “un proceso legal activo, no darían declaraciones al respecto”.

De acuerdo con la carpeta de investigación, a mediados del año 2016, directivos de la empresa CIMA establecieron comunicación con funcionarios de Sí Vale México, para proponerles un negocio conjunto en el que la empresa de servicios iba a aportar sus bases de datos, su call-center y su experiencia en la venta de servicios de asistencia para vender planes funerarios y de protección médica familiar a los clientes cautivos de ambas empresas.

Los representantes legales de CIMA señalaron que, tras varias pláticas presenciales, llamadas telefónicas y el intercambio de comunicaciones electrónicas, Sí Vale envió a CIMA un correo electrónico fechado el 11 de agosto del año 2016 para comunicarles que habían sido elegidos para llevar a cabo el programa de Activación y de Inclusión de las tarjetas Sí Vale.

Por lo anterior, el 13 de septiembre de 2016, directivos de CIMA y Sí Vale acordaron el inicio de una relación comercial entre ambas empresas y la entrega de una participación porcentual a CIMA sobre los rendimientos que el nuevo proyecto iba a generar para la compañía de vales electrónicos y de papel.

El correo electrónico forma parte de las documentales públicas y privadas, que la parte demandante aportó como evidencia para el avance del proceso penal.

Sin embargo, en la denuncia que el despacho Cárdenas-Cárdenas presentó contra Sí Vale México a nombre de CIMA, se afirma que la empresa de entrega de prestaciones incumplió con el citado acuerdo luego de tener acceso a todos los conocimientos a los que la compañía de asistencia le había dado acceso.

“La persona moral SÍ VALE, siempre le hizo creer CIMA, que tenían un acuerdo de relaciones comerciales y llevarían juntos la ejecución de todo el proyecto, para que CIMA les proporcionara el “know how” (esquema de negocios) de la operación e invirtiera en el mismo, para que al final del día, SÍ VALE terminara con la relación comercial, pagándole a CIMA una cantidad de dinero menor a la que en verdad le correspondería, y se apropiara de todo lo trabajado por CIMA, incluyendo su “know how” (esquema de negocios”)”, señala el documento.

No obstante, Sí Vale México, ya con todos los elementos que le había entregado su contraparte, continuó con el proyecto sin la participación de CIMA, “logrando obtener todas las ganancias y causándole un grave perjuicio patrimonial a la compañía de servicios”.

Por lo anterior, los representantes legales de CIMA presentaron una denuncia por fraude patrimonial en contra de Sí Vale México, explicando que como consecuencia del incumplimiento del acuerdo logrado entre partes, entre septiembre de 2016 y agosto del 2020, Consultoría Integral en Modelos de Asistencia (CIMA) habría dejado de percibir la cifra de 587 millones 573 mil 663 pesos.

El abogado Efraín Cárdenas agregó a julio del 2021, los prejuicios provocados a su cliente podrían superar los 600 millones de pesos, adeudo que Sí Vale México no ha hecho del conocimiento público de quienes en el pasado han manifestado algún tipo de interés en invertir, en la compañía especializada en la emisión de vales de despensa y de combustible, para otras empresas o para dependencias de gobierno que suelen otorgar dicha prestación a sus empleados.

El litigante explicó que los imputados han comparecido y han alegado que a CIMA se le pagó una parte del finiquito por el uso de su infraestructura, de sus bases de datos, de su call-center y sus conocimiento del esquema de negocios, pagos que a decir de los afectados, son diferentes a los daños provocados por el incumplimiento de los acuerdos para realizar un negocio conjunto. “Estamos ante el plagio de una idea o esquema de negocios a nivel industrial”, explicó.

De hecho, Sí Vale México presentó un dictamen para acreditar que esa empresa le pagó a CIMA la cantidad de 27 millones 795 mil pesos por concepto de terminación del convenio relativo al apoyo operativo, que la segunda compañía brindó a la primera para la ejecución del plan de negocios.

En respuesta a dicho dictamen, los representantes legales de CIMA señalaron que la presunta defraudación se dio en el momento en que la compañía especializada en venta de asistencia para poseedores de tarjetas, fue excluida del acuerdo para realizar un negocio conjunto que “era sumamente lucrativo”, acorde con el número de usuarios, clientes y/o tarjetas proyectadas.

Por lo anterior, sostiene la afectada “evidentemente existe una cantidad mucho mayor a la pagada, (que se adeuda) a la parte ofendida por concepto de terminación de la relación comercial”.

“Es decir, contrario a que el dictamen de referencia desvirtúe los hechos materia de la presente investigación, lo cierto es que dicho dictamen, robustece el hecho de que el proyecto materia de la investigación, sí era sumamente lucrativo, y por ende le han causado a  CIMA un perjuicio patrimonial mucho mayor que lo que se le ha pagado por concepto del convenio de terminación de relación comercial correspondiente”, señala uno de lo escritos que obra en la carpeta de investigación de la Fiscalía capitalina.

Por lo anterior, los abogados de CIMA solicitaron a la Fiscalía capitalina continuar con esta línea de investigación y programar la “audiencia inicial de imputación y vinculación a proceso de los señores BAPTISTE LAURENT HECKENROTH, ERICK VÁZQUEZ PEDROZA y la persona moral denominada SÍ VALE MÉXICO, S.A de C.V” por el delito de defraudación en la modalidad de daño patrimonial, de acuerdo a los documentos a los que Proceso tuvo acceso.

Comentarios