Acusa Hidalgo a ASA de ocultar información sobre Tizayuca

domingo, 2 de diciembre de 2001
México, D F- El Gobierno de Hidalgo presentó hoy una lista de "inconsistencias" en la decisión de construir el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México en Texcoco, por lo que calificaron el proceso de selección del sitio como un "engaño" a la opinión pública En conferencia de prensa, el Secretario de Desarrollo Económico, Horacio Ríos, así como el grupo de asesores del gobernador Manuel Angel Núñez Soto, señalaron también que, ante el incumplimiento de los acuerdos alcanzados el 10 de octubre en la Secretaría de Gobernación, el titular de dicha dependencia, Santiago Creel, dejó su palabra "en entredicho", y el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Pedro Cerisola, demostró "una vez más" su parcialidad hacia el proyecto Texcoco "El 10 de octubre de 2001, en la Secretaría de Gobernación, el secretario de Comunicaciones y Transportes aceptó que el proceso contuvo errores, dijo que faltaban estudios e invitó a los representantes de Hidalgo a estudiar en conjunto la información disponible; se comprometió a enviarla y no lo hizo, al tiempo que las mesas técnicas de análisis, la transparencia prometida y el arbitraje o atestiguamiento neutral del proceso no se cumplieron jamás", indica el documento leído en la conferencia y distribuido entre la prensa "La palabra del secretario de Gobernación ?agrega el documento con la postura del Gobierno de Hidalgo-- quedó en entredicho, las promesas de transparencia se incumplieron y el secretario Cerisola demostró, una vez más, que no tenía ninguna intención de consultar otro proyecto que no fuera Texcoco" Entre las "inconsistencias", el grupo también mencionó que Ernesto Velasco León, director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, desde noviembre del 2000 encabezó reuniones con expertos aeronáuticos para hablar del sitio Texcoco; que la Secretaría de la Reforma Agraria "jamás" realizó medición de los terrenos en Hidalgo para una eventual expropiación, y que ASA no entregó a tiempo la información relativa al sitio de Tizayuca a los investigadores del Programa Universitario del Medio Ambiente "Desde octubre de 2000, Ernesto Velasco León, actual director de ASA, a nombre de Pedro Cerisola, quien ya se perfilaba como Secretario de Comunicaciones y Transportes, comenzó a tener reuniones con representantes de las aerolíneas, pilotos, controladores e ingenieros aeronáuticos para decirles que el nuevo aeropuerto se construiría en Texcoco", señala el documento, al que se le anexan cinco listas de asistencia a reuniones sobre el aeropuerto, en las que constan las firmas de Velasco León y de los funcionarios Ricardo Tapia, director de Nuevos Proyectos, y Jorge Mandri, gerente de Estudios Aeronáuticos de la misma oficina, dependiente de la SCT El Gobierno de Hidalgo también llamó la atención sobre la fecha del decreto expropiatorio ordenado por la SCT a la SRA: "Mientras diversos funcionarios, y en particular el secretario Pedro Cerisola, afirmaban que había una decisión tomada, el 21 de septiembre la Secretaría de Comunicaciones y Transportes solicitó a la Secretaría de la Reforma Agraria expropiar los predios de Texcoco, de acuerdo con el decreto publicado en el Diario Oficial Ni el Gobierno del Estado de Hidalgo ni los pobladores del Valle de Tizayuca tuvieron jamás conocimiento de que técnicos de la SRA realizaran mediciones de la poligonal propuesta para el aeropuerto en esta zona, lo que muestra que no la tomaron en cuenta en ningún momento" Respecto del ocultamiento de información al PUMA por parte de ASA, el documento indica: "Desde principios del mes de mayo, ASA contrató al Programa Universitario del Medio Ambiente (PUMA), y envió la lista de documentos que el PUMA debía tomar en cuenta para el análisis en la que no se encuentra ningún documento de los que apoyan el proyecto Tizayuca Fue hasta el 23 de mayo del 2001 cuando el director de ASA solicitó al gobierno estatal los estudios realizados, los cuales no fueron enviados al PUMA, sino hasta un mes más tarde, a petición expresa del Gobierno de Hidalgo, cuando el análisis de los investigadores había iniciado un mes y medio antes" Los asesores del proyecto Tizayuca desestimaron, en la sesión de preguntas y respuestas, interponer algún recurso legal, ya que señalaron que, de cualquier manera, la decisión del sitio es una atribución del Gobierno federal Entre la documentación entregada también está una carta en la que la controladora María Larriva informa al presidente del Colegio de Pilotos, Gilberto López Meyer, sobre el viaje realizado en febrero por diputados y técnicos a las oficinas de Mitre Corporation, empresa que realizó el estudio de factibilidad aeronáutica que, en octubre del 2000, concluyó que el mejor sitio era Texcoco "Se dedicaron a exaltar Texcoco y a minimizar Hidalgo, mal informando los mínimos de operación del aeropuerto, la capacidad del mismo y su lejanía", indica la controladora al capitán en carta, fechada el 16 de febrero de este año Entre otros cuestionamientos, relativos al riesgo aviario y las inconsistencias del estudio elaborado por Mitre, el equipo también criticó la cláusula de confidencialidad firmada por los investigadores del PUMA "Llama la atención que este estudio haya sido contratado con una cláusula de confidencialidad por cinco años En tiempos en los que se pretende trabajar por la transparencia, es inaceptable que la información que en teoría avala la instalación de un equipamiento tan importante no sea de acceso público y precisamente durante todo el lapso que implica su construcción", señala el documento leído "En afán de hacer transparente el ejercicio de Gobierno y dar certidumbre a los inversionistas, el gobierno federal deberá hacer de acceso público los estudios que avalan la decisión tomada, permitir que los investigadores de la UNAM manifiesten abiertamente sus opiniones, así como hacer público el monto exacto de los costos de la opción elegida tanto públicos como privados y la fuente de la que provendrán", cierra el texto 30/10/01