El presupuesto para 2002, anclado a la exportación petrolera: BBVA-Bancomer

jueves, 27 de diciembre de 2001
México, D F- La iniciativa de presupuesto para 2002 se caracteriza, como en años anteriores, por depender en un alto porcentaje de ingresos derivados de las exportaciones petroleras, lo cual le resta capacidad de maniobra para enfrentar contingencias como las registradas en 2001, asegura el grupo financiero BBVA-Bancomer Además, señala, el incremento propuesto en el gasto es contrario al objetivo de lograr finanzas públicas sanas en el mediano plazo En su publicación "Línea Económica", el grupo financiero indica que con el ajuste en las estimaciones de los ingresos petroleros para 2002, por la reducción tanto de la plataforma de exportación como del precio del crudo, en el proyecto de presupuesto para 2002 los ingresos del sector público pasaron de un crecimiento real de 08 por ciento respecto de 2001, a una caída de 07 por ciento Por otra parte, el mismo documento muestra que los recursos del Gobierno federal aún dependen en una tercera parte de los ingresos de Pemex, y que la aportación de las exportaciones petroleras alcanza 82 por ciento Esta última cifra implica una elevada vulnerabilidad para las finanzas públicas: tan sólo en noviembre, el precio de la mezcla mexicana de crudo perdió 28 por ciento respecto del promedio registrado de enero a octubre Un segundo elemento que destaca en el proyecto de egresos para 2002 es el incremento en el déficit fiscal total, es decir el que incluye los requerimientos financieros del sector público, de 304 por ciento del PIB a 322; ello, aun después de ajustar el gasto por la caída en ingresos petroleros Lo anterior ?indica-- "se traduce en mayor endeudamiento público que habrá de pagarse en el futuro Tan sólo en 2002, el costo financiero del sector público crecerá 59 por ciento real respecto del año actual, y absorberá 15 por ciento de sus ingresos totales" En su opinión, mantener la tendencia descendente en el gasto permitiría, por un lado, contar con un margen más amplio para enfrentar condiciones adversas internas y/o externas que limiten los ingresos pero, además, resulta imperativo para alcanzar un equilibrio fiscal en el mediano plazo "En sentido opuesto a esta lógica, sostiene, en el transcurso de 2001 el gobierno ha empleado el aumento en los ingresos tributarios respecto de sus estimaciones, para ampliar el gasto y no para mejorar la postura fiscal" Estima, asimismo, que en el eventual escenario de aprobación de la reforma fiscal propuesta por el gobierno, los recursos derivados de ésta (193 por ciento del PIB) se emplearían en su mayor parte para ampliar el gasto (178), y sólo una mínima parte para reducir el déficit fiscal (015 por ciento) "El ajuste en los ingresos petroleros revela, una vez más, la alta vulnerabilidad de las finanzas públicas ante factores exógenos; asimismo, señala la necesidad de emplear cualquier excedente de recursos para reducir el costo financiero del sector público y alcanzar un superávit en el balance presupuestario, que permita un margen de maniobra más amplio para enfrentar choques externos", puntualiza26/12/01