Baja recaudación y altas tasas de interés, si no se eliminan exenciones en el IVA: Gil Díaz

martes, 4 de diciembre de 2001
México, DF - El Gobierno federal demostró que no desiste en su intento de querer cobrar IVA a alimentos y medicinas --entre otros rubros--, aun cuando la semana pasada trascendió que habría acuerdos con los legisladores federales para no cobrar este gravamen El secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, auguró un negro panorama financiero de no eliminarse las exenciones en el impuesto: inflación, baja recaudación, poco presupuesto y altas tasas de interés En reunión con la Asociación de Empresarios de Iztapalapa, el funcionario federal manifestó estar confiado en que el Congreso de la Unión apruebe una reforma que dé al país al menos 120 mil millones de pesos en recaudación Y aun cuando el presidente Vicente Fox no ha insistido más sobre el particular y ha dicho que confía en la reforma fiscal que elabore el Congreso, Gil Díaz no dejó de tocar el punto "Si no eliminamos las tasas cero y las exenciones en el IVA, no vamos a recaudar más, se agudizará el problema presupuestario, se irán las tasas de interés al cielo y también la inflación Entraremos otra vez al círculo vicioso de los problemas financieros que nadie quiere", amenazó El secretario de Hacienda siempre se ha mostrado firme en el asunto del IVA; de hecho, es el artífice de la reforma fiscal que se discute en el Congreso, sobre la cual nunca se ha mostrado dispuesto a ceder "No hay ningún país en el mundo que tenga las exenciones y las tasas cero de México Además, en todo el mundo los sistemas se están inclinando por los impuestos al consumo y reducir no la recaudación, pero sí las tasas del impuesto sobre la renta Mientras más reducidas sean las tasas de este gravamen, mejor es la recaudación", anotó Gil Díaz dijo que de no concretarse pronto una reforma fiscal, la situación de México ante el exterior se desestabilizará "Nos están viendo con lupa, y en el momento en que empecemos a perder el equilibrio presupuestario, las cosas van a empezar a empeorar" La situación de la economía, de por sí frágil a raíz de la recesión estadounidense, iniciada hace un año, se volvió más grave luego de los atentados del 11 de septiembre, que propiciaron una fuerte caída en las exportaciones mexicanas, turismo y ventas petroleras, motivo por el cual el gobierno insiste aún más en la urgencia de elevar la recaudación para el próximo año El secretario de Hacienda aseveró que la confianza en la economía mexicana aún es muy alta, y prueba de ello es que la semana pasada se colocó deuda por mil millones de dólares a 30 años, operación realizada en Nueva York Y alertó que esta confianza no debe perderse, de ahí la necesidad de asegurar finanzas sanas02/12/01

Comentarios