Las cuentas alegres o el ejercicio del poder

jueves, 6 de diciembre de 2001
México, D F (apro)- Todas las mañanas, casi siempre solo, a Felipe Calderón Hinojosa se le puede encontrar en un exclusivo club deportivo haciendo ejercicio en la bicicleta fija o en la moderna escaladora Invariablemente está solo La gente casi no se le acerca y tampoco lo saludan El tampoco hace mucho por acercarse a quienes asisten casi de mañana religiosamente a cultivar el cuerpo Es muy probable que en la soledad ?una condición inmanente al poder? el coordinador del PAN, que sacrificó la candidatura a gobernador por Michoacán para sacar la reforma fiscal de Vicente Fox, le haya dado vueltas a la nueva idea con la que su partido trata de convencer a la ciudadanía para que acepten la aplicación del 15 por ciento de IVA a medicinas y alimentos, como parte de la reforma hacendaria Tal vez una mañana, entre el sudor que caía de la frente, tratando de sacar los kilos que en los últimos años ha aumentado, Felipe maduró la brillante idea que planteó el pasado martes en la Cámara de Diputados: devolver dinero para cobrar más Es decir, devolver a cerca de 40 millones de adultos pobres mil pesos anuales a cada uno en reposición del pago diario del 15 por ciento de impuesto al valor agregado cuando compre algo de comida o medicamentos ¿Cómo explicar tan extraordinario sofisma? El mismo Calderón trató de aclararlo: una familia de bajos ingresos que gasta cada mes mil pesos en comida y alimentos, aplicando el 15 por ciento de IVA, pagaría mil 800 pesos anuales de impuestos "pero recibiría 2 mil 700 pesos, es decir, devolución completa, más 900 pesos" En contrapartida, una familia de altos ingresos que gasta 10 mil pesos al mes recibiría los mismos 2 mil 700 al año pero habrá pagado 7 mil 300 pesos ¡Fácil! Quienes menos tienen ganan más, es la moraleja Es nada más ni nada menos que el famoso dinero copeteado que Fox prometió regresar a las familias más pobres del país al presentar su reforma hacendaria Esto es, regresar más de 130 pesos mensuales a quienes estuvieran inscritos en un padrón de pobres que levantaría en todo el país la Secretaría de Desarrollo Social Idea que fue desechada por crear más problemas que resolverlos La noche del martes Felipe fue a los principales noticieros de televisión para explicar la iniciativa con la que el PAN trata de convencer a ciudadanía y partidos políticos para que se aplique el 15 por ciento a los alimentos, medicinas, transporte, libros y escuelas privadas Las imágenes se repetían en las pantallas televisivas con pocos minutos de diferencia Una y otra vez, al final de su discurso, Felipe lanzaba el argumento y cerraba con una advertencia que más bien parecía amenaza: si el gobierno de Fox no consigue los 130 mil millones de pesos con la nueva ley hacendaria, el país se puede ir a la quiebra el próximo año Es decir, que ni Fox ni su partido tendrían la culpa de las consecuencias de una larga crisis económica afrontada con poca inteligencia, sino toda la ciudadanía --yo, tú, él, nosotros, menos ellos-- y todos tendríamos que pagar caro la osadía de no haber aceptado su propuesta La idea de Felipe, Fox y el PAN es muy similar al mecanismo de las cajas de ahorro Usted le da mil 800 pesos y al final del año le regresan 2 mil 700 luego de que "jinetearon" sus ahorros durante 12 meses Se supone que todos salen ganando, pero al final el que más gana es quien maneja el dinero, cumpliendo así una de las máximas del capitalismo financiero: el que más arriesga, más gana Sólo que aquí se trata de una acción de gobierno En la desesperación el presidente y su partido están dispuestos a presionar y coaccionar a quienes no están de acuerdo con ellos Quieren sacar su reforma hacendaria este mismo año a como dé lugar, pero no escuchan las otras propuestas, como la del PRI que planteó escalonar la aplicación de impuestos, estableciendo la más alta a los artículos suntuarios, sin cobrar IVA a alimentos ni medicinas; o la del PRD que propone aplicar impuestos a la inversión especulativa, a tabaco, vinos y licores, sin llegar a la aplicación de impuestos a medicinas ni alimentos Los oídos sordos de Fox y los panistas parecen ser un fenómeno propio de quienes acceden al poder "Ni los veo ni los oigo", dijo alguna vez Salinas a sus opositores ¿Qué diferencia de proyectos económicos habría entre el foxismo y el salinismo o entre el zedillismo y el foxismo? Es una cuestión que poco a poco se viene planteando como un reclamo ante la toma de medidas que afecta a las mayorías, antes que beneficiarlas Felipe, el que hace solo deporte todos los días en un deportivo donde la muchedumbre se habla y se saluda, recibió una respuesta burlona de un viejo priista, Rafael Rodríguez Barrera: "Es algo muy difícil de entender, si va a devolver dinero ¿para qué lo cobra?" Y el panista no supo que responder 06/12/01

Comentarios