Exigen ONG que la fiscalía especial indague más allá de la "guerra sucia"

viernes, 7 de diciembre de 2001
México, DF - Distintos organismos defensores de derechos humanos se pronunciaron en favor de una fiscalía especial para el esclarecimiento de desapariciones forzadas y demás crímenes considerados de lesa humanidad que vaya más allá del periodo de la llamada "guerra sucia" y que tenga un carácter autónomo Coincidieron en señalar que, tal como fue concebida, la fiscalía carece de la independencia que requiere, pues depende de la Procuraduría General de la República (PGR) Además, sostuvieron que el hecho de que el titular de esta dependencia, Rafael Macedo de la Concha, sea militar, le restará imparcialidad a las investigaciones Miguel Concha, presidente del Centro de Derechos Humanos "Fray Francisco de Victoria", destacó que es importante el anuncio del Gobierno federal de obedecer la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para crear una fiscalía que investigue las violaciones a los derechos humanos perpetrados en las décadas de los 70 y 80 Acompañado por representantes de distintos organismos de derechos humanos --Liga Mexicana de Derechos Humanos (Limedh), Amnistía Internacional (AI) sección México, Asociación de Familiares de Desaparecidos (Afadem) y Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH)--, Miguel Concha delineó lo que, en opinión de los organismos, debe ser la fiscalía especial Como órgano de investigación de las violaciones sistemáticas durante la "guerra sucia", señaló Concha, la fiscalía deberá gozar de imparcialidad, independencia, acceso pleno a información y recursos humanos, así como materiales suficientes Respecto del fiscal, dijo que debe cumplir con características de autonomía, honorabilidad, confiabilidad y compromiso con los derechos humanos Concha también señaló que el sistema de justicia militar debe reformarse, pues tal como está actualmente viola los derechos humanos, tanto de civiles sometidos a abusos de soldados, como de los propios militares "Por lo menos se tiene que reformar el Código de Justicia Militar para que sea acorde con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y con los instrumentos internacionales de derechos humanos firmados y ratificados", dijo Las organizaciones de derechos humanos solicitaron que la fiscalía especial investigue a fondo la desaparición forzada y delitos vinculados a ésta, como la tortura y otros tratos crueles cometidos desde finales de los años 60 y hasta la fecha Propusieron, asimismo, que cuente con un Comité de Apoyo con facultades necesarias que le permitan supervisar y colaborar con las investigaciones El comité, señalaron, debe estar constituido por ciudadanos de reconocido prestigio y ser avalado por las organizaciones civiles de derechos humanos, en especial por las víctimas y familiares de los desaparecidos También plantearon adecuar la legislación nacional sobre desaparición forzada a lo que establecen los instrumentos internacionales en la materia; ratificar la Convención Interamericana sobre desaparición forzada de personas, contra la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad, así como el Estatuto de la Corte Penal Internacional Destacaron que la desaparición forzada es un delito imprescriptible, pues mientras no se conozca el paradero de la víctima resulta una "violación continuada", es decir que los delitos pueden prolongarse de manera continua y permanente hasta que se establezca el destino o paradero de la víctima También presentes en la conferencia de prensa, los hijos del general Francisco Gallardo, José Francisco y Alejandro, dijeron que se debe reformar el Código Penal federal para que civiles puedan intervenir en cortes militares, tal como se hace en otros países "En México el problema es que cuando la justicia militar es administrada directamente por militares se carece de imparcialidad, de autonomía, porque se convierten en juez y parte Finalmente, los militares deberían ser juzgados por la justicia federal para evitar arbitrariedades y violaciones a los derechos humanos de los mismos militares", dijo José Francisco Alejandro, por su parte, señaló que el compromiso del presidente Fox por defender los derechos humanos no es real, sino sólo una forma de salir del paso ante la presión que ejercen sobre él los organismos internacionales Además, señaló, muchos hechos han demostrado que la justicia militar no existe para el soldado, sino sólo para el alto mando castrense06/12/01

Comentarios