Aprueba Capitolio la autoridad a Bush para lanzar la guerra a Irak

jueves, 10 de octubre de 2002
Washington (apro)- El presidente George W Bush tiene ya en sus manos el poder que necesitaba para lanzar de manera unilateral y en cualquier momento una nueva guerra contra Irak La Cámara de Representantes del Congreso federal de Estados Unidos, por 296 votos contra 133, aprobó la resolución HJR 114, con la cual le dio luz verde a Bush para acabar con el régimen de Saddam Hussein, escudándose en las acusaciones que le hace de que mantiene en vigencia sus programas de fabricación, uso y almacenamiento de armas biológicas, químicas y nucleares, las que a su vez representan una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos Pese los clamores de prudencia y respeto a la comunidad internacional representada en las Naciones Unidas (ONU), por parte de algunos legisladores demócratas, la Cámara de Representantes se acopló al tono desafiante, arrogante y dictatorial con el que Bush ha estado manejando el caso de Irak En la sesión legislativa hubo voces de alerta sobre las consecuencias de la aplicación de esta resolución, sobre todo en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU, ya que una acción unilateral bajo el criterio de Bush, acabaría de lanzar al suelo la mala reputación que tiene el organismo por haber demostrado en los últimos 10 años que sólo actúa conforme a los caprichos del huésped de turno en la Casa Blanca Para poder ser promulgada o instrumentada, la resolución de guerra aprobada en la Cámara de Representantes tiene que ser confirmada por el Senado, paso al que se considera sólo como una formalidad o de tramite, tomando en cuenta que en esa instancia la versión conocida como SJR 45, ya se quitó de encima la oposición que tenía y que representaba Tomd Daschle, el líder de la mayoría demócrata en ese recinto legislativo La más moderna versión de poder que le da el Capitolio al Ejecutivo para declarar una guerra, tiene un lenguaje bastante unilateral y contrario a los principios de paz establecidos en varios tratados internacionales que están depositados en la ONU Aunque sostiene que para verificar si Hussein tiene armas de destrucción masiva es necesario que los inspectores de armas de la ONU regresen a Bagdad, deja en este caso a la discreción de Bush el cumplir o no con este procedimiento diplomático, e incluso le condona la mínima posibilidad de consultar con el Consejo de Seguridad el ataque militar contra Irak, sólo le recomienda el informarle a la ONU, lo mismo que al Capitolio Ari Fleischer, el vocero de la Casa Blanca, dijo que esta acción de la Cámara de Representantes es "un importante mensaje que envía el pueblo estadounidense a la comunidad internacional", pidiéndole unidad y determinación para actuar a la brevedad posible y acabar con la amenaza del régimen de Hussein "La pregunta es, se dará la acción multilateral gracias a las Naciones Unidas, o resultara de una larga coalición que concrete Estados Unidos por la falta de acción de parte de la ONU?", declaró Fleischer La aprobación de la SJR en el Senado está pronosticada a más tardar para el viernes 11 de octubre, por lo que también se espera que el debate en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre una propuesta de Bush y otra de Francia, China y Rusia, tome forma posiblemente este mismo fin de semana, para que la próxima semana quede listo el poder que autorizaría a Hans Blix y su equipo de inspectores de armas de destrucción masiva, regresar a Bagdad tras cuatro años de ausencia, a finales de este mes o principios de noviembre China, Francia y Rusia se oponen a la unilateralidad de Bush y sostienen que si se va a definir un nuevo mandato con respecto a Irak en la ONU, se haga a través de dos resoluciones y no con una La primera sería para que Blix y sus colegas regresaran a Irak sin una sola restricción o condición de parte de Hussein, y en caso de que Irak violase este mandato, entonces el Consejo de Seguridad podría considerar otra resolución para estudiar bajo consenso mayoritario de los 15 países que componen al Consejo, si sería necesario someter a Hussein a través de la fuerza bélica La administración Bush se opone rotundamente a la opción de las dos vías y también el gobierno de Gran Bretaña