"Grave" que Sahagún confunda política y privacidad: Sefchovich

lunes, 28 de octubre de 2002
México, D F- La socióloga e investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, Sara Sefchovich, Marta Sahagún, esposa del presidente Vicente Fox, confunde los asuntos públicos con los privados, pues con su organización Vamos México actúa fuera de la institucionalidad y “eso es grave para el país” A propósito de la reciente puesta la venta de su libro “La Suerte del Consorte”, la especialista habla sobre las actividades de la esposa del presidente, quien no sólo asume funciones de Primera Dama sino que encabeza una institución que no es del gobierno “Cierto que Marta Sahagún es influyente, que su marido la escucha mucho y está metida en los asuntos importantes del país, pero lo que no es cierto es que sea una Primera Dama diferente a las demás, porque cada una ha hecho lo que considera necesario en su momento Ya veremos en diez años si lo que hace ahora la señora de Fox es importante o no” En comparación con sus antecesoras, a la fecha la labor de Sahagún no se nota, asegura la investigadora, quien detalla las cualidades de las exprimeras Damas esposas de expresidentes priistas Resaltó la labor de María Esther Zuno de Echeverría que creó el DIF, institución cuya tradición fue rota, primero, por la esposa del expresidente Ernesto Zedillo y ahora por Marta Sahagún, quien no quiso presidir esa institución dedicada al desarrollo integral de la familia Dice que tampoco la esposa de Fox se ajusta a la institucionalidad de Eva Sámano de López Matos, quien creó el Instituto Nacional de Protección a la Infancia o de Guadalupe Borja de Díaz Ordaz que creó la segunda Institución Mexicana de Asistencia a la Niñez Sefchovich indicó que en su libro analiza cómo las Primeras Damas usan el poder gracias a sus esposos, para realizar obras sociales de las que pueden sacar algún provecho “Una primera dama ejerce un poder que no ganó y lo consiguió más por el hecho de dormir con el señor que lo tiene y eso le da la posibilidad de hacer una cantidad de cosas buenas o malas”, dijo Por eso, recalcó, “hay que poner límites y decirles hasta dónde pueden llegar” 27/10/02

Comentarios