Cuba tiene un limitado programa ofensivo de armas biológicas

jueves, 31 de octubre de 2002
Washington - Aunque rechazó presentar las pruebas porque son peligrosas, asuntos de inteligencia y, "porque la prensa no lo cree", Otto Reich, el subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, acusó a Cuba de tener un "limitado programa ofensivo de investigación y desarrollo de armas biológicas" Reich, de origen cubano, se congració de ser el "tercer o cuarto funcionario" del gobierno de George W Bush, de acusar a Cuba de ser una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos al tener en vigencia el proyecto de armas químicas y biológicas "Cuba es un país promotor del terror", agregó Reich ante los académicos y periodistas que se dieron cita a la conservadora organización Heritage Foundation para escuchar un discurso que se anunció como la realidad de la política de Bush para América Latina "No soy un experto que he recibido información de parte de los expertos quienes dicen que es muy difícil de encontrarla (la prueba) porque literalmente (una arma química o biológica) se puede hacer en una habitación, se puede mover en cualquier cosa, en una hora se pueden desarrollar agentes biológicos o químicos con buenos propósitos que rápidamente se pueden transformar en armasTengo el temor de que públicamente no puedo dar más información porque es muy, muy sensitiva; porque es un asunto de inteligencia", insistió Reich Oficialmente el subsecretario de Estado es el tercer funcionario de Estados Unidos que acusa a Cuba de tener armas químicas y biológicas Después de que Bush definió la composición del llamado eje del mal --Irak, Iran y Corea del Norte--, el exilio cubano que vive en Estados Unidos explotó contra la Casa Blanca porque el presidente no incluyo a Cuba en ese enclave de malos Para calmarlos, el 6 de mayo John Bolton, subsecretario de Estado para Asuntos de Control de Armas y Seguridad Internacional; de la nada acusó a Fidel Castro de estar fabricando armas químicas y biológicas, incluso para su exportación En el Congreso algunos legisladores consideraron que esto era ya el colmo, tomando en cuenta que en 1999 oficialmente el Pentágono desconoció a Cuba como una amenaza a la seguridad estadunidense "No tenemos evidencias sólidas", declaró Ari Fleischer el vocero de la Casa Blanca, una semana después de la acusación de Bolton "Pero créanme, nosotros no hacemos este tipo de declaraciones sin tener la aprobación de toda la comunidad de inteligencia No debería ser una sorpresa; después de todo, Castro es el hombre que permitió a los soviéticos poner misiles en Cuba para que pudieran dispararlos contra Estados Unidos, no eran para un parque de diversiones, eran armas ofensivas Él no ha cambiado sus ideas sobre Estados Unidos, para qué está planeando usarlas (a las armas químicas y biológicas)?, es algo que alguien debe preguntarle", insistió el subsecretario Reich En junio de este año cuando la acusación de que Castro fabrica armas químicas y biológicas llegó a las primeras planas de los diarios estadunidenses, el Subcomité de Asuntos del Hemisferio Occidental apaleó a preguntas a Carl Ford, subsecretario de Estado para Asuntos de Inteligencia e Investigación, el segundo funcionario en acusar a la isla Los senadores, encabezados por Christopher Dodd, principal promotor del fin del embargo económico que Washington le impuso a la Cuba de Castro, acusaron a Ford de farsante porque no pudo defender con evidencias su argumento de que Castro había transformado a la industria farmacéutica en un laboratorio de armas químicas o biológicas, y que al igual que lo hace con las medicinas, pensaba además exportarlas a países que no comulgan con las ideas de Washington 31/10/02

Comentarios