"¿Para qué esperar?, hay que atacar a Irak": Bush

lunes, 7 de octubre de 2002
Washington (apro)- El presidente de Estados Unidos consideró como una pérdida de tiempo el seguir esperando para lanzar un ataque militar contra Irak y acabar con el régimen de Saddam Hussein "¿Para qué esperar, si tenemos las pruebas?", declaró Bush en un mensaje a la nación estadunidense transmitido desde la ciudad de Cincinnati en el estado de Ohio "El peligro ya es significativo y solamente empeora con el paso del tiempo; si sabemos que Hussein tiene armas peligrosas de destrucción, como lo sabemos, ¿tiene sentido para el mundo esperar a confrontarlo cuando sabemos que se está haciendo mas fuerte?" Si no se ataca a Irak "el riesgo es muy grande para los Estados Unidos", enfatizó el mandatario, quien además sin presentar una sola prueba para respaldar sus palabras, dio a conocer una larga lista de acusaciones contra el régimen de Irak, que van desde sus deseos de seguir desarrollando armas químicas y biológicas, poseer una bomba nuclear y hasta ser un aliado de terroristas como la agrupación Al Qaeda, del saudita Osama Bin-Laden El discurso del presidente de Estados Unidos se dio en el marco de la conmemoración del primer aniversario de los bombardeos en Afganistán, para acabar con el régimen Taliban y en represalia por los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 "Hay una gran amenaza para la paz que emana de Irak, la amenaza viene directamente de las acciones del régimen de Saddam Husseinhoy tenemos la determinación de confrontarlo", dijo Bush Una vez el presidente apeló a sus conciudadanos a que lo apoyen en sus objetivos de guerra para acabar con el régimen que su padre el expresidente George HW Bush no pudo rematar en 1991 Reiteró que con el apoyo que tiene del Capitolio para actuar de manera unilateral contra Irak, no dudará en hacerlo si considera que la guerra es inevitable, "rechazamos vivir con miedo" Bush intentó convencer a los estadunidenses y al mundo, que su gobierno tiene en sus manos las pruebas de que Hussein puede orillar al mundo a otra era de dolor y muerte, con las armas de destrucción masiva como las químicas y biológicas, aunadas a su alianza con Al Qaeda El presidente aseguró que el líder iraquí no dudaría en atacar a Irak o a su propia gente si se oponen a ello El mandatario puso en evidencia la táctica de impregnar el miedo en su país para evitar cualquier oposición en la Unión Americana a la incursión militar de Estados Unidos con otro país "Le pido al Congreso autorizar el uso de la fuerza militar de Estados Unidos, si se comprueba que es necesaria para hacer cumplir las demandas del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas", declaro Bush En los 30 minutos que duró el mensaje, el presidente presentó ideas contradictorias sobre lo que él mismo pretende de manera unilateral y lo que busca la comunidad internacional a través de las Naciones Unidas (ONU) Explicó por ejemplo que su administración se opondría al regreso a Bagdad de los inspectores de armas de la ONU si éstos no van respaldados por una nueva resolución conformada por el Consejo de Seguridad que amenace a Hussein con la fuerza militar ante cualquier desobediencia Pero al mismo tiempo, apuntó que esperaba que no fuera necesaria la guerra para someter a Hussein Para justificar el por qué su país considera a Hussein no sólo una amenaza armamentista sino también terrorista, sin explicar cómo su administración obtuvo esa información, afirmó que en Bagdad uno de los líderes de Al Qaeda herido durante los bombardeos en Afganistán, recibió asistencia médica pagada por Irak Dio además una lista de casi una decena de organizaciones y presuntos individuos ligados al terrorismo internacional que están refugiados en Irak Hussein "entrena a miembros de Al Qaeda en la fabricación de bombas y en el desarrollo de agentes químicos y biológicos, sabemos además que Irak celebró después de que se dieron los ataques terroristas del 11 de septiembre", afirmó Bush Así, el presidente pasó por alto el hecho de que el gobierno de Irak fue uno de los primeros en el mundo en condenar los atentados del año pasado contra Nueva York y Washington, y en expresar sus condolencias al pueblo estadunidense por la pérdida de poco más de 3 mil vidas en los acontecimientos que cambiaron la historia del mundo Parafraseando a un exjefe del equipo de inspecciones de armas de la ONU, Bush dijo que el "el problema fundamental con Irak sigue siendo la naturaleza del régimen, Saddam Hussein es un dictador homicida, adicto a las armas de destrucción masiva" En el contexto de este mensaje presidencial, el Congreso federal estadunidense se apresta a aprobar a más tardar para la próxima semana, el proyecto de ley con el cual le darán a Bush el poder para usar unilateralmente a las fuerzas armadas para atacar a Irak, y para reconstruir a ese país una vez destruido, enfocándose también a la instalación de un gobierno del gusto de Washington Con la cercanía de las elecciones legislativas de medio término del martes 5 de noviembre, Bush insiste cada vez más en convencer a su país de que debe darse la nueva guerra contra Irak, por encima de la ONU de ser necesario y bajo el simple emblema de que Hussein es un aliado del terrorismo, aunque tampoco tenga como probarlo Las críticas internas de que Bush lo único que busca es un beneficio político en las elecciones del 5 de noviembre para él y su partido --el republicano--, han empezado a hacer mella entre los electores El último sondeo de la cadena de televisión CNN y el periódico USA Today, encontró que actualmente el 50 por ciento de la población apoya la idea de una guerra contra Irak, 7 puntos porcentuales menos del respaldo que había apenas en septiembre 07/10/02

Comentarios