Doblegan Francia, China y Rusia a EU sobre resolución de Irak

lunes, 4 de noviembre de 2002
Washington- Estados Unidos fracasó en su intento de imponer su voluntad en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), por lo cual anunció que "pronto" estará presentando un nuevo texto actualizada de proyecto de resolución sobre el caso de Irak que recogerá los puntos de oposición de Francia, China y Rusia Ante la oposición de estos tres países que con Estados Unidos y Gran Bretaña integran a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, el presidente George W Bush no tuvo otra alternativa más que doblegarse y aceptar que puede haber una mejor disposición de parte de Saddam Hussein para entregarle a la ONU todos los detalles de sus presuntos programas de fabricación de armas de destrucción masiva, dejando de lado un lenguaje bélico y amenazante como el que Washington había diseñado en su proyecto de resolución original Sin aceptar textualmente la derrota sufrida en las Naciones Unidas, Richard Boucher, el portavoz del Departamento de Estado, declaró que el nuevo documento "será un texto actualizado o revisado ligeramente, que tomará en cuenta muchas cosas que hemos escuchado de otros gobiernos y de las discusiones a varios niveles que hemos tenidopero cumplirá con nuestros objetivos" El nuevo documento se estaría entregando este miércoles al Consejo de Seguridad, como contendrá ya el lenguaje consensuado de los 15 países miembros del órgano, se vaticina que será sometido a votación dos días después y que ya tendrá más de los nueve votos que necesita para ser instrumentado Estados Unidos quería que la ONU ordenara el regreso de los inspectores de armas que comandará Han Blix, para que corroborara su acusación de que Hussein mantiene vigentes sus programas de fabricación, almacenamiento y uso de armas químicas, biológicas y nucleares Mandato que además contendría el sentido incondicional para que los inspectores hurgaran todos los rincones de Irak donde se presuma que existan las armas, entre los cuales estarían ocho palacios presidenciales Ante cualquier interferencia del gobierno iraki, Estados Unidos quería que automáticamente se diera el uso de la fuerza militar, multilateral o unilateral para acabar con el régimen de Hussein Francia, China y Rusia se opusieron inmediatamente a esto, y con el respaldo de la mayoría de los 10 países miembros rotatorios del Consejo de Seguridad, propusieron un anteproyecto de dos vías, una que autorizaría el regreso de los inspectores de armas a Bagdad con el mismo respaldo que pide Washington La segunda vía, que según fuentes diplomáticas contendrá el nuevo texto actualizado, estipula que si el gobierno de Irak viola cualquier inciso del mandato de Blix, entonces el Consejo de Seguridad, en estricto apego a la acción multilateral; determine las acciones que se tomarían en represalia entre las que se consideraría el uso de la fuerza bélica "Enfrenta los incumplimientos de Irak, pone en vigor un fuerte régimen de inspecciones y deja en claro que habrá serias consecuencias si vuelve Irak a fallar con el mandato", agregó el vocero del Departamento de Estado Bush, en Iowa durante una de las giras proselitistas que está haciendo en la víspera de las elecciones generales de medio periodo del martes 5, volvió a retar a las Naciones Unidas para que no permita que Hussein continué violando sus mandatos "Este hombre que tiene conexiones terroristas no hará otra cosa más que proveer el arsenal y entrenamiento que necesitan los asesinos a sangre fría Ellos nos pueden atacar sin dejar huellas, él (Hussein) es una amenaza", insistió el presidente de Estados Unidos El nuevo texto del proyecto de resolución de Estados Unidos, es sin duda un triunfo de la comunidad internacional hacia el unilateralismo que abiertamente profesa Bush, sobre todo después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 Sin embargo, el presidente de Estados Unidos tiene en su poder la autorización que le dio el Congreso de su país para de manera unilateral usar a las fuerzas armadas estadunidenses para ordenar una nueva guerra contra Irak, si considera que esa nación es una amenaza para la seguridad Para evitar otro tropiezo o fracaso en la ONU, Bush y su secretario de Estado Colin Powell, siguieron con la tarea del cabildeo para garantizar la aprobación del nuevo proyecto Bush converso con el presidente mexicano Vicente Fox, "y le dijo que era necesario que México apoyara la idea de que las Naciones Unidas hablen con una sola voz ante la clara amenaza armamentista de Irak", de acuerdo con la versión de la platica que dio Sean McCormack, vocero del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca Powell por su lado habló el sábado con el canciller mexicano Jorge G Castañeda, con quien básicamente trató lo mismo que Bush y Fox

Comentarios