Alerta Garzón riesgo de que testigos protegidos actúen por venganza

viernes, 8 de noviembre de 2002
Tuxtla Gutiérrez, Chis (apro)- El juez de la Audiencia Nacional de España, Baltasar Garzón, advirtió de los riesgos que tiene en uso de testigos protegidos para aplicar la ley en el combate a la corrupción y el narcotráfico, pues éstos podrían actuar, más que por cooperar con la justicia, “por animadversión, odio o venganza” Dijo, además, que las democracias jóvenes y los países en vías de desarrollo, como México, son los más endebles a sufrir algunos males que aquejan a varios países del mundo como narcotráfico, corrupción y crimen organizado, y más después de la era globalizadora Afirmó que en su país existe una Ley de Testigos y Peritos Protegidos que data de noviembre de 1993 y que habla de dos tipos: unos que podrían considerarse pasivos porque denuncian delitos en los cuales no participaron, más bien, les constan y deciden denunciarlos; o los activos, que son aquellos que formaron parte de la comisión de esos actos ilícitos En el segundo de los casos, es menester contar, además de la declaración del testigo protegido, con una buena investigación documental y técnica que respalde esas declaraciones que pueden implicar a capos del narcotráfico y la corrupción Explicó que los testigos protegidos siempre quieren colaborar con la intención reducir sus sentencias condenatorias por participar en esos mismo delitos, pero siempre existen riesgos Agregó que los testigos protegidos tienen una tendencia natural a la fabulación, tienden a magnificar su rol o su papel en algunos aspectos de su participación en un hecho determinado de los actos ilícitos cometidos, “entonces el investigador tiene que separar la paja del grano” Dijo que una cuestión principal está que muchos testigos protegidos más que por colaborar con la justicia “actúan, a veces, con un ánimo de animadversión, odio o venganza”, por ello debe tenerse en cuenta a la hora de aplicar la ley para no caer en errores que luego podrían lamentarse Evitó hablar del caso de los generales Francisco Quirós Hermosillo y Arturo Acosta Chaparro, sentenciados por un Consejo de Guerra a más de 15 años de prisión por vínculos con el narcotráfico, pues dijo desconocerlo a plenitud, pero que en su país no existe la justicia militar y se ventilan estos casos ante jueces civiles Agregó que en su país existe una tendencia por seguir acepando los testimonios de testigos protegidos, por lo tanto, “el reto es investigar a profundidad sus declaraciones que impliquen a otros capos de la droga y corruptos, y demás personas involucradas en el crimen organizado” Al hablar sobre ética y gestión pública, Garzón dijo que sobre la corrupción se ha hablado mucho, se ha legislado también mucho, y quizá o con toda seguridad se han aplicado poco las normas que se han dictado para combatir este lado oscuro de la globalización integrado por la corrupción, el crimen organizado, la pobreza, la marginación, etcétera Sostuvo que en la apertura de las fronteras en la nueva era de la globalización también estos males que aquejan a las sociedades del mundo tienden a globalizarse y, por ende, es menester conjuntar esfuerzos para combatir el narcotráfico, el terrorismo, la corrupción y el crimen organizado “Nos encontramos con mercados globalizados, con actividades financieras mundiales, con empresas multinacionales, para todos los cuales han desaparecido las fronteras, pero también frente a los fenómenos negativos de este desarrollo, el crimen organizado, en forma esencial el tráfico de drogas, el lavado, la criminalidad económica, la defraudación fiscal, la corrupción, que serían las metástasis del primero, es decir, no se ha ofrecido una respuesta de alcance equivalente de mucho tiempo que hiciera frente a través de mediadas locales y multinacionales”, dijo Garzón El juez que puso en el banquillo de los acusados al dictador chileno Augusto Pinochet, dio a conocer su preocupación de los llamados paraísos fiscales, que desvelan la doble moral de los diferentes países que regulan sobre cuestiones de corrupción Ejemplificó el caso de la Unión Europea, que es paladín en este ámbito, sin embargo, todos los países de la Unión Europea no tienen ningún problema en comerciar o en realizar operaciones financieras con paraísos fiscales, lo que calificó como una contradicción Ante estos casos, la omisión o la inactividad por parte del Estado y sus instituciones en la lucha contra el crimen organizado y los fenómenos asociados como la corrupción, es tanto como potenciar los mismos Dijo ante cerca de mil 500 asistentes, entre burócratas y estudiantes de derecho que el combate contra la corrupción no es ni siquiera una cuestión personal, ni de los jueces, ni de las instituciones públicas, sino que es tan complejo y tan polimorfo este fenómeno, que es una obligación de todos y en todos los niveles de gobierno y de la sociedad Al hablar de los jueces, Garzon sostuvo que la independencia no es un derecho del juez, es de los ciudadanos, pero para los impartidores de justicia es una obligación “Para el juez no es un derecho el ser independiente, insisto, por tanto, esa independencia debe ser vigilada y tiene que ser protegida, por supuesto a la inversa de la independencia oficial, de esas otras agresiones frente a la posible intervención de otros poderes del Estado o de corporaciones financieras o de empresas multinacionales o de particulares con poder suficiente para poder corromper sepa y pueda hacer frente a las mismas”, detalló 07/11/02

Comentarios