Pide Bravo Mena al PRI no hacer callar a Salinas y a Zedillo

martes, 10 de diciembre de 2002
México, D F- Los expresidentes Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo Ponce de León no tienen por qué ser llamados a callar, respondió el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Luis Felipe Bravo Mena, al priista Maximiliano Silerio Esparza, quien pidió a los exmandatarios guardar silencio para no dar pie a la confrontación A juicio del dirigente panista, si bien no se debe tomar a mal que un exjefe del Ejecutivo hable, éstos deben asumir la responsabilidad histórica de lo que hicieron Así, dijo, sus palabras y sus razones las habrá de comparar la sociedad con las acciones que emprendieron cuando tuvieron la responsabilidad de gobernar Bravo Mena sostuvo que todo debate en el que se expongan razones, puntos de vista e impugnaciones es importante y valioso “La libre expresión es positiva para la madurez de la sociedad mexicana, con el fin de que se escuchen las razones de todo tipo para que el ciudadano forme su opinión”, dijo en este sentido Al centrarse en la figura del expresidente Carlos Salinas, reconoció que sus declaraciones introducen cierta “puntilla política” Consideró que los elementos de información que otorgó, al atribuirle a su sucesor, Ernesto Zedillo, la pobreza y la crisis que agobia al campo, deben ser valorados y confrontados con su propia actividad y actitud cuando estuvo en el poder De la misma forma, consideró que no debe ser mal interpretado el reconocimiento de Salinas a varias decisiones del gobierno de Fox, como su interés de concretar un acuerdo migratorio con la Unión Americana A su vez, el secretario general adjunto del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Maximiliano Silerio Esparza, aseveró que no tenía caso hablar de los expresidentes, y sí poner toda la atención en el actual, Vicente Fox El exgobernador de Durango instó a Salinas de Gortari a asumir la responsabilidad de lo que dijo en torno de la situación que priva en el campo mexicano, cuando en el caso de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo) “todo estuvo mal y por eso está donde está su hermano”, Raúl Salinas A Ernesto Zedillo le echó en cara lo que derivó de la crisis de 1995, cuando el dólar se disparó de tres hasta 12 pesos, así como la fuga de capitales, estimada en 20 millones de dólares Por todo ello, consideró que era intrascendental hablar del pasado, además de que no tenía ningún caso “echarle gasolina al fuego” “Hay que apagar esa lumbre, pero apagarla ya, no tiene caso, hay que mirar hacia el futuro No es prudente que ese señalamiento continúe”, concluyó 10/12/02