Zedillo, premiado en España por "decisivo" papel en transición mexicana

jueves, 5 de diciembre de 2002
Madrid - “Que México haya por fin arribado a la democracia plena no es mérito de una persona, un grupo, un solo partido político”, expresó el expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León luego de ser galardonado con el premio Casa de América “por su decisivo papel en el proceso de profundización en la transición mexicana” Añadió que él simplemente tuvo el privilegio de cumplir con la parte que le correspondía --por convicción y deber constitucional-- para lograr la reforma que resolvió lo que aún permanecía como mayor causa de insatisfacción de los mexicanos Zedillo abundó que la reforma de la que hace mención fue una verdadera obra colectiva, “y el último de muchos pasos que dimos los mexicanos para llegar a la democracia”, regla sin excepción que deberá regir para toda América Latina, asentó En su discurso, el exmandatario instó a los países de América Latina a desterrar el escepticismo y la suspicacia que la mayoría de la población siente hacia la democracia y que se han convertido en dos de sus principales enemigos Zedillo atribuyó al populismo el rezago económico de la región, “que trae como consecuencia su permanente y alta vulnerabilidad que periódicamente desembocan en crisis” Con su promesa fácil de progreso sin disciplina, ahorro y esfuerzo, acotó, sigue siendo el mayor adversario de la política racional y responsable, toda vez que no ha hecho más que dañar a quien dice proteger, “a los pobres” Así las cosas, llamó a profundizar las reformas económicas liberales en América Latina, que contribuyan a la prosperidad de toda la región Sin ellas, aseveró, “no tendremos el crecimiento que se requiere para generar empleos y financiar el combate a la pobreza y a la desigualdad social”, a la vez que desalienta la consolidación democrática En este sentido, estableció que la inmadurez política es uno de los principales obstáculos para avanzar en las reformas económicas Tras ser galardonado con el premio Casa de América, el exmandatario mexicano recibió de manos del presidente del Gobierno español, José María Aznar, una escultura del artista Juan Gomilla y 12 mil euros, unos 120 mil pesos La ceremonia de premiación, en la que también fue condecorado el escritor peruano Mario Vargas Llosa, se efectuó para conmemorar el décimo aniversario de Casa de América, institución creada a instancias del rey Juan Carlos de España Vargas Llosa fue premiado “por su amplia y fructífera trayectoria literaria y por su compromiso con la realidad social iberoamericana” Este último aspecto también fue reconocido en Ernesto Zedillo El jurado encargado de otorgar el galardón fue presidido por Miguel Angel Cortés, secretario de Estado para la Cooperación Internacional de España y estuvo integrado por el expresidente peruano, Valentín Paniagua; el director del Instituto Mexicano de Cooperación Internacional, embajador Jorge Alberto Lozoya; el escritor chileno Jorge Edwards y el filósofo Fernando Savater 05/12/02

Comentarios