Es hora de dejar atrás la política sin contenido: Camacho Solís

miércoles, 13 de febrero de 2002
México, D F- Es momento de dejar atrás la política sin contenido e impulsar el diálogo serio entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, así como con los partidos políticos del país, consideraron los excandidatos presidenciales del PCD, Manuel Camacho Solís, y del PAN, Diego Fernández de Cevallos El también excomisionado para la paz en Chiapas criticó durante su exposición en el VII Congreso Iberoamericano de Derecho Constitucional la política sin contenido, y consideró que se tiene que dejar de tener acuerdos que después no se pueden sostener Por su parte, Fernández de Cevallos se pronunció por mejorar la relación entre los Poderes de la Unión, la cual no ha sido desfavorable, pero sí tensa, difícil y complicada Para mejorar la relación "no sólo se tiene que discutir con la persona del presidente o sus secretarios del gabinete, sino que también 628 legisladores están involucrados en las dinámicas de sus partidos, con todo lo que ello implica de orden ideológico, pragmático y de competencias de poder", apuntó Sin embargo, reconoció que lo anterior "ha hecho muy difícil la relación, porque se ha comprometido el bien del país y no han sido pocas las ocasiones en que prevalecen los intereses inmediatos de las personas o grupos", indicó Fernández de Cevallos también se refirió a los medios de comunicación, a quienes se debe cuidar que "no haya ningún coto de impunidad" "Ya se han acabado muchos cotos de impunidad y no hemos podido de alguna manera penetrar a fondo en este mundo que entraña algo de equilibrio fundamental para la vida de la sociedad moderna", dijo Otra cosa que se debe cuidar es la forma cómo se conduce un servidor público, porque "para bien o para mal" cualquier cosa que pasa en el país, se ventila en la prensa, la radio o la televisión, y "todo político sabe el riesgo que corre el tocar, aunque sea con el pétalo de la imaginación, a los medios de comunicación" Sin embargo, también criticó a algunos comunicadores, de los cuales no quiso dar el nombre, al señalar que "muchas de las trapacerías que se viven en la vida pública no se pueden entender gracias a las sinvergüenzadas de algunos comunicadores, y también se tiene qué decir" No obstante, reconoció que es necesario "abarcar en el mundo de las responsabilidades a todo lo que toque con el periodismo, la palabra o con la capacidad de comunicarnos e informarnos", indicó 13/02/02