Patrullajes de la PFP ponen en riesgo los derechos humanos: Soberanes

jueves, 21 de febrero de 2002
México, DF - Los patrullajes que realiza la Policía Federal Preventiva en la capital del país ponen en riesgo los derechos humanos, ya que no hay reglas claras para normar la actuación de esa corporación en materia de prevención del delito, dijo el titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, José Luis Soberanes, al tiempo de agregar que en nuestro país la cultura de respeto a los derechos humanos es "incipiente y frágil" El ombudsman nacional presentó este miércoles su segundo informe de labores ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión Ahí, el funcionario puso en primer plano la preocupante situación que representa la participación, sin la adecuada regulación jurídica, de diversas corporaciones en tareas de seguridad pública También dijo que durante el 2001 las instituciones que con más frecuencia violaron los derechos humanos fueron la Procuraduría General de la República, la Dirección General de Prevención y Readaptación Social --es decir el sistema carcelario--, el IMSS, la Secretaría de la Defensa Nacional y la Policía Preventiva En este sentido, Soberanes señaló que la participación de la PFP en tareas de prevención del delito es riesgosa para los habitantes de la capital, pues no hay legislación que regule su actuación, y agregó que no es adecuado que el Ejército mexicano participe en tareas de seguridad pública, como por ejemplo el combate al narcotráfico "Debe tenerse presente que esta no es una función propia del Ejército Mexicano, el cual, sólo en vías de excepción y nunca como regla, debe contribuir a esas labores" Elementos de la Fuerzas Armadas, recordó, participan en puntos de revisión carreteros en diversas zonas del país, con el supuesto fin de obstaculizar el narcotráfico y otros delitos Sin embargo, esta tarea tampoco está respaldada por un marco jurídico, lo que da ocasión a "frecuentes violaciones a las garantías" individuales, aseguró Las quejas más frecuentes en contra de las instituciones que más violan los derechos humanos, informó, son ejercicio indebido del cargo, negativa al derecho de petición, trato cruel o degradante, detención arbitraria e inadecuada prestación de los servicios de salud Y aún más: no sólo se violan los derechos humanos, sino que, según "lo observado por nuestros visitadores", los mencionados retenes no parecen ser un verdadero obstáculo para las actividades del crimen organizado y, en cambio, se convierten en focos de extorsión para ciudadanos honestos que únicamente buscan transitar con libertad, dijo Reconoció que, pese a dichas situaciones que la CNDH mira con preocupación, las "formas más aberrantes de violaciones a los derechos humanos, que en el pasado marcaron a este país", no se han registrado recientemente A continuación, Soberanes señaló que lamentablemente, dentro de la clase política, existen todavía muchas resistencias a seguir las indicaciones de la CNDH, pues la cultura de respeto a los derechos humanos es incipiente y frágil Afortunadamente, en la sociedad civil es cada vez más fuerte una "sana intolerancia" a la impunidad y los abusos Todavía ahora, señaló, hay autoridades que se muestran renuentes a rendir informes, aceptar recomendaciones, tomar medidas precautorias, aportar pruebas y acudir a reuniones conciliatorias indicadas por la Comisión, con el fin de dirimir asuntos en materia de derechos humanos No sólo eso, además de evadir el cumplimiento de los señalamientos de la CNDH, apuntó, hay autoridades que deliberadamente obstaculizan, explícita o solapadamente, las recomendaciones que se emiten Incluso hay quien se dedica a denostar a la institución y a descalificarla públicamente Expresó que ante el poco apoyo que siente de parte de muchos funcionarios, su labor se seguirá fortaleciendo en las organizaciones civiles, la denuncia pública y la información a través de los medios de comunicación sobre las resoluciones a las que se llegue A pesar de todo lo informado, consideró que su gestión ha logrado importantes avances "Tenemos motivos para ser optimistas", dijo, pues la sociedad cada vez está más alerta y menos dispuesta a tolerar el abuso del poder, la inseguridad, el desamparo de los más débiles y la violación a los derechos humanos En relación con la llamada guerra sucia, manifestó que el actual gobierno ha hecho buenos avances en la investigación de cientos de casos de desapariciones forzadas "El reciente nombramiento del fiscal especial debe ser tomado como otro indicador de que se están dando los pasos que conducirán, en este caso, a que finalmente se haga justicia, como probablemente ocurra también en lo que se refiere a los hechos del año 68" Al respecto, dijo que es muy loable que se haya determinado la apertura pública de los archivos relacionados con los hechos del 68 Sin embargo, consideró que será difícil que se puedan castigar dichos delitos, debido a que la legislación mexicana no comprende los hechos de esos años como delitos de lesa humanidad y, por lo tanto, imprescriptibles En otro tema, señaló que la CNDH ha registrado diversas violaciones a los derechos humanos de periodistas y defensores de derechos civiles, tales como el hostigamiento, persecución, amenazas y espionaje telefónico El ombudsman aclaró que las recomendaciones de la CNDH no son órdenes que se deben cumplir sin más Las autoridades pueden dejar de acatarlas, si demuestran con argumentos que las recomendaciones no tienen sustento Pero aseveró: "Sin sostener el carácter no vinculatorio de nuestras recomendaciones, sostenemos y reiteramos que la fuerza de las mismas deriva de la vigencia del Estado de derecho y de lo que establece nuestra propia Carta Magna"20/02/02

Comentarios