De los 9 millones de votos que esperábamos, sólo tendremos 1.5 millones: Sauri

viernes, 22 de febrero de 2002
México, DF - A unos días de que se celebre la elección de la nueva dirigencia nacional del PRI, la presidenta de ese partido, Dulce María Sauri Riancho, dijo que "ni remotamente" recabarán los 9 millones de votos para los que se prepararon mediante la impresión de igual número de boletas Calculó que, cuando mucho, los comicios priista atraerán a un millón y medio de votantes Sauri explicó que guarda esta expectativa tan conservadora debido a que reconoce que el escándalo sobre la investigación de desvío de recursos en Pemex en favor del PRI ha afectado la imagen de su partido En entrevista, dijo que "nueve millones de boletas es una cantidad mucho muy fuerte que ni remotamente vamos a utilizar Yo digo, a título personal, que en la quiniela aposté a que sólo votarán entre 12 y 15 millones de ciudadanos: mi lanita está apostada a millón y medio de votos" bromeó Manifestó que es muy posible que la imagen de un PRI corrupto que se ha difundido en los últimos días?a causa del gobierno, dijo?desanimará a mucha gente a votar en las elecciones internas Recordó que en los comicios no sólo podrán votar los militantes, sino cualquier persona con credencial de elector "Las investigaciones del caso Pemex han afectado a la elección interna y me preocupa mucho, porque esta imagen que ha pretendido trazar el gobierno, de un PRI incapaz de renovarse, de deslindarse en forma efectiva de la corrupción, puede haber incidido en simpatizantes del partido", dijo Aseguró que el gobierno de Vicente Fox no solo quiso afectar el proceso interno, sino también y de forma más señalada, la posición del PRI rumbo a los comicios del 2003 "Este año es previo a la elección federal y nos volvemos prácticamente un peligro para la pretensión del gobierno federal y del PAN de ganar la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados; me preocupa porque después de los resultados en Hidalgo y en Quintana Roo van a decir: ?hay que darles más duro?" Luego, a pregunta expresa, dijo que la Comisión para el Desarrollo del Proceso Interno del PRI actuó adecuadamente al legalizar el "traslado físico" de los simpatizantes de cada candidato Al igual que el coordinador de la comisión, Humberto Roque Villanueva, Sauri rechazó que dicho traslado se trate de un "acarreo" Dijo que autorizar la "movilización" de votantes no es negativo, sino equitativo para aquellos que carecen de los medios para trasladarse de su domicilio a alguna mesa receptora de votos y que desean votar Se quejó: "es injusto que cuando se trata del PRD se llama movilización; cuando es del PAN se le llama transporte, pero cuando se trata del PRI le dicen acarreo" Luego, a pregunta expresa sobre una eventual ruptura interna luego de las elecciones, la priista descartó la posibilidad En todo caso, matizó, en lugar de ruptura, podríamos hablar de "deslavamiento" de militantes, es decir, que haya quien decida abandonar el partido, pero no de forma abrupta o que fracture la unidad "La fractura es cuando hay dos programas y también dos estrategias diferentes, pero el PRI salió de la Asamblea con una sola visión, una ideología y un programa de acción común", añadió Sauri confió en la madurez de los contendientes, Beatriz Paredes y Roberto Madrazo, y en que actores destacados del partido, como los gobernadores, se mantengan al margen el día de los comicios "Los 17 gobernadores son hombres maduros políticamente y saben que una intervención que vaya más allá de las reglas lesiona al partido A todos nos conviene tener un partido fuerte, pero en especial a los gobernadores", manifestó Finalmente, dijo que, cualquiera que sea el resultado, ella cumplirá y entregará la presidencia el día 4 de marzo "Definitivamente, no me quedo, porque hay un mandato de la Asamblea para que haya una nueva dirigencia el 4 de marzo y ni siquiera quisiera pensar en un escenario de conflicto" Y no me importa, agregó, quién gane, "yo me veo tomándole protesta a la dirigencia que haya obtenido el mayor número de votos" 21/02/02