Tendrá México una Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos

viernes, 8 de febrero de 2002
Oaxaca, Oax - Poco antes de que se anunciara la liberación del general Gallardo, la subscretaria para Derechos Humanos y Democracia de la Cancillería, Mariclaire Acosta, informó que en breve la ONU instalará en México una oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos El objetivo: desarrollar un programa de apoyo a las reformas estructurales, necesarias para establecer una política de Estado en la materia Acosta estuvo presente en la mesa de Diálogo Sobre Derechos Humanos de los Migrantes, donde dijo que la Oficina del Alto Comisionado será financiada tanto por la ONU como por el Gobierno federal El programa que se pretende desarrollar tiene varias etapas, según explicó la funcionaria Como primeras acciones se acordó la elaboración de un diagnóstico sobre la situación de derechos humanos en México y, con base en el mismo, la aprobación de un programa nacional, que se pretende sea el instrumento rector a nivel federal y estatal para una política de derechos humanos en la materia También se acordó con la Oficina del Alto Comisionado que para la elaboración de estos proyectos se contará con la más amplia participación de todos los sectores sociales, de manera que el diagnóstico, que será elaborado por tres reconocidos académicos mexicanos independientes, con el apoyo de funcionarios internacionales, sea lo más objetivo posible y que el programa nacional sea incluyente y efectivo Acosta precisó que para la instalación de esta Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en México, la ONU destinó un presupuesto de tres millones de dólares El Gobierno federal, por su parte, deberá asignar recursos para coordinar los esfuerzos y utilizar la capacidad instalada En síntesis, México brindará apoyo logístico La funcionaria de la SRE dijo tener muchas esperanzas en este programa de cooperación, no sólo porque es un programa de cooperación inédito con la ONU, sino porque nunca se había dado el hecho de que un gobierno solicitara un programa de cooperación técnica, ya que generalmente era al revés Durante su ponencia, Mariclaire Acosta consideró necesario armonizar la legislación mexicana con los instrumentos internacionales de derechos humanos, porque muchos temas no están acordes con las obligaciones internacionales en la materia y muchas veces "esta ausencia de una legislación compatible con nuestras obligaciones es la que impide que podamos cumplir con esas recomendaciones", puntualizó07/02/02

Comentarios