Acciones, no sólo palabras, pide nuncio apostólico a jefes de Estado

miércoles, 20 de marzo de 2002
México, DF - Es positivo que las naciones poderosas ayuden a las pobres, pero es necesario que éstas tomen en sus manos las riendas de su crecimiento, sostuvo el nuncio apostólico en México, Giuseppe Bertello El prelado pidió a los jefes de Estado, reunidos en la Cumbre de Monterrey, arribar a medidas concretas y no quedarse sólo en el discurso Mientras en la capital de Nuevo León se lleva a cabo la Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo, en la que se pretende lograr acuerdos para impulsar el desarrollo de los países pobres, el nuncio apostólico se pronunció porque en dicho evento no sólo haya palabras, sino acciones Es urgente, dijo en rueda de prensa, que los países poderosos ayuden a los pobres para abatir la pobreza Es necesario, puntualizó, reiterando la postura oficial del Vaticano en el tema, que las enormes deudas externas que pesan sobre los países pobres les sean condonadas Sin embargo, apuntó, es igualmente necesario que los países poco desarrollados tomen en sus manos las riendas de su crecimiento El dinero que las naciones pobres se ahorren en el servicio de pago de deuda podría muy bien ser utilizado para impulsar su desarrollo, consideró "Por supuesto que esto tendría que ser supervisado por la comunidad internacional para que ese dinero condonado, efectivamente sea utilizado en fines nobles y no en armamento", por ejemplo Además, señaló, al momento de brindar su ayuda, los países ricos deberán respetar los usos y costumbres de las naciones en desarrollo y vigilar que los recursos sirvan al fin destinado El financiamiento al desarrollo, apuntó, debe llevar al "autodesarrollo" El representante del Vaticano se negó a opinar sobre la negativa de Estados Unidos a destinar el 07 por ciento de su Producto Interno Bruto a la ayuda al desarrollo20/03/02

Comentarios