Protestan frente a la SRE por el servilismo de Castañeda hacia EU

lunes, 25 de marzo de 2002
México, D F- El grupo autodenominado G-8 y encabezado por el dirigente de los deudores de la banca, Gerardo Fernández Noroña, se manifestó frente a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para protestar por la política del gobierno federal hacia Cuba Luego de que trascendió que la agenda de la Cumbre de Monterrey se modificó para impedir que se encontrarán los presidentes de Estados Unidos, George Bush y de Cuba, Fidel Castro --cuyos gobiernos han estado confrontados-- el dirigente de los deudores acusó al canciller Jorge G Castañeda de servilismo, pues, según dijo, el titular de la SRE "corrió" a los cubanos del evento en el estado norteño del país "No está a discusión el régimen cubano --aclaró-- lo que está a discusión es si en una reunión de la ONU, de la cual Cuba forma parte, el gobierno mexicano se presta a las presiones de Estados Unidos para correr a esa representación", indicó Ataviados con camisetas con el logotipo G-8, y cargando canastas llenas de huevos de gallina y de unicel, los inconformes gritaron consignas, y colocaron mantas afuera de la dependencia, hasta que fueron recibidos por una funcionaria de la SRE, a quien le entregaron una carta y las cajas llenas de blanquillos La protesta de los deudores se llevó a cabo por el conflicto que protagonizaron, de nueva cuenta, los gobiernos de Cuba y de México Esta vez, el problema fue resaltado por los cubanos, y se difundió luego de que, el jueves pasado, el presidente cubano se retiró intempestivamente de la Conferencia Internacional sobre Financiamiento para el Desarrollo, celebrada en Monterrey Y es que, después de criticar a los gobiernos de los países desarrollados de suscribir un documento (el consenso de Monterrey) para otorgar créditos para el combate a la pobreza mundial, cuando esos mismos gobernantes cobran a las naciones pobres las deudas que obtienen de organismos como el FMI o el Banco Mundial, Castro anunció que se retiraba del evento Tras su partida, el gobierno cubano criticó la política económica mexicana y acusó a la administración del presidente, Vicente Fox, de aceptar los chantajes de Estados Unidos para que Bush no se encontrara con Castro, en el evento Por su parte, la cancillería mexicana se curó en salud, y dijo desconocer el motivo por el cual Castro se retiró intempestivamente de la Cumbre de Monterrey 25/03/02