Daría entrada el gobierno de Fox a la Iglesia en la educación pública

miércoles, 10 de abril de 2002
México, D F- El gobierno del presidente Vicente Fox parece haber mordido el anzuelo que le lanzó el martes la iglesia católica que reclama su derecho a participar en la educación pública Y es que el secretario de Gobernación, Santiago Creel, dio entrada a la jerarquía católica que pretende participar en la educación que imparte el Estado, y que al inaugurar su 73 Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), propuso reformar la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público Aunque no se comprometió a modificar la ley, el funcionario federal prometió ante alrededor de 93 obispos de la CEM que la administración de Vicente Fox discutirá la propuesta, porque para el gobierno federal "no hay temas tabúes" "No excluiremos ningún tema del debate y pondremos las propuestas a consideración de las fuerzas políticas del país, y del Congreso (de la Unión) porque tenemos que aprender a abordar todos los asuntos, pues para el gobierno de Fox no hay temas tabúes", resaltó Creel no quiso asumir una postura ante la propuesta de los jerarcas, pero consideró que el gobierno federal analizaría debatir el asunto con los interesados, pero sin tener ideas preconcebidas al respecto Porque lo más importante será garantizar la libertad religiosa de todos los mexicanos, y para ello, se podría crear un reglamento, consideró ante los jerarcas La justificación de Creel para dar entrada a la propuesta del CEM fue que la ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público tiene diez años de vigencia, por lo que, acotó, es necesario reformarla La postura asumida por el encargado de la política interna del país, deja abierto el peligro de volver a una educación propia de la época colonial, cuando el clero intervenía en todos los asuntos del gobierno Y es que la intención de los miembros del CEM es educar, de acuerdo a los cánones católicos, a personas de escasos recursos del país, y que actualmente ascienden a 40 millones La propuesta de la Iglesia Católica de México planteada al secretario de Gobernación, Santiago Creel, durante la 73 Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) pretende modificar la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público para regular también las relaciones entre la Iglesia y el Estado En concreto, la iniciativa de los jerarcas pretende lograr que el clero participe directamente en la educación pública y tenga libre acceso a los medios de comunicación, porque, según los prelados, es uno de sus derechos previstos por la ley, en el capítulo referente a la libertad religiosa, y forma parte de las necesidades educativas de los padres de escasos recursos Al inaugurar la 73 Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el nuncio apostólico, Giussepe Bertello, advirtió el martes que no se puede negar el peso histórico de la Iglesia Católica en el Estado Durante la inauguración de la reunión de los prelados católicos, éstos debatieron sus proyectos a nivel gobierno, desde que inició la administración del presidente Vicente Fox, quien desde su campaña proselitista se declaró católico practicante y hasta quiso izar el estandarte de la Guadalupana, como si fuera Miguel Hidalgo llamando al pueblo a independizarse La actitud que asumió el mandatario desde aquella época, cuando luchaba por derrocar al PRI y "sacarlo" de Los Pinos, envió un mensaje táctico al clero mexicano, de que en este sexenio tendría entrada para opinar y participar en cuestiones de Estado; esa actitud también la revela la asistencia de Fox a la misa de los domingos en su rancho de San Cristóbal, Guanajuato, y la asistencia de funcionarios de su gabinete a eventos religiosos Al margen de poder participar en las cuestiones de Estado, por lo menos sí lo pretenden en la educación pública, según lo dieron a conocer los prelados en la inauguración de la 73 Asamblea Plenaria de la Iglesia Católica de México, inaugurada el martes, en la que los presbíteros trataron el tema del papel de la Iglesia en la formación educativa de los mexicanos de bajos recursos El argumento del presidente del CEM, Luis Morales Reyes, para justificar el derecho de los católicos a participar en materia educativa es que "los padres de familia carentes de recursos no pueden escoger libremente una escuela donde se eduque en la religión de su preferencia, y eso lo pueden hacer sólo quienes gozan de una posición desahogada para pagar, además de los impuestos comunes, una educación particular" Para el titular del máximo órgano católico del país, la interpretación del artículo 263 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que establece que los tutores de un infante tienen el derecho de elegir el tipo de educación que quiera, quiere decir que la labor de la Iglesia y el Estado es orientar a los padres de familia para que su elección sea la correcta Pese a que la mayor parte de la población total de México practica o fue bautizada bajo la fe católica, el prelado defendió la libertad de los mexicanos de pedir o rechazar que en las escuelas públicas se imparta la educación católica o de otro tipo 10/04/02

Comentarios