Insisten asambleístas al Senado que apruebe la reforma política del DF

jueves, 18 de abril de 2002
México, D F- Pese a que los senadores se han negado a aprobar la reforma política del Distrito Federal que fue aprobada en la Cámara de Diputados y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), a finales del año pasado, legisladores locales aprobaron un punto de acuerdo para exigir al Senado de la República que avale la propuesta Esta no es la primera vez que los asambleístas hacen un llamado a los legisladores de la Cámara alta a "descongelar" la iniciativa De hecho, han señalado a los senadores priistas de ser los responsables de que la minuta no avance Diputados locales del PRI, PAN, PRD y PVEM se unieron en la aprobación de este punto de acuerdo para hacer un llamado a los senadores para que aprueben las reformas a los artículos 73, 76, 89, 108, 109, 110, 111, 112 y 122 de la Constitución para otorgar más facultades al Gobierno del Distrito Federal y a las delegaciones políticas, gobernadas por perredistas y panistas Desde el 9 de noviembre del 2001 la ALDF aprobó esa iniciativa de ley, y la turnó a la Cámara de Diputados, instancia que también la aprobó y la envió al Senado, donde desde finales del año pasado se encuentra "en el congelador", según el punto de acuerdo enviado a los legisladores de la Cámara alta En el texto, los asambleístas piden a los senadores ser sensibles a la trascendencia de la Reforma Política del Distrito Federal, y al beneficio que la misma tendrá para los capitalinos Actualmente, el Congreso de la Unión se encuentra en periodo ordinario de sesiones; pero faltan catorce días para que éste concluya Por ello, los diputados locales insisten al Senado que apruebe la reforma política capitalina Los asambleístas han argumentado que el protagonismo de los senadores es el principal obstáculo que enfrenta la eventual aprobación de esta reforma A principios de abril, el senador perredista Demetrio Sodi de la Tijera, acusó al presidente de la Comisión del Distrito Federal en la Cámara alta, el priista David Jiménez, de no tener voluntad política para discutir y eventualmente aprobar la reforma política del Distrito Federal que ya fue avalada por la ALDF y por la Cámara de Diputados El 9 de noviembre de 2001 la ALDF aprobó la reforma política del DF por unanimidad El 14 de diciembre, los diputados federales hicieron lo propio, aunque está vez la votación no fue unánime En total, fueron 358 votos en favor, 17 en contra y 7 abstenciones De inmediato se envió el dictamen al Senado para su eventual aprobación La Reforma Política del Distrito Federal establece que el jefe de gobierno del DF podrá nombrar y remover al procurador capitalino y quedará sujeto a juicio político En tanto, la ALDF podrá participar en las reformas constitucionales como el resto de los Congresos Así, serían 32 y no 31 los órganos que participarían en las reformas Además, se favorece la creación de un Estatuto Constitucional, que sería el equivalente de la Constitución estatal para la capital del país El dictamen especifica que cualquier aspirante a gobernar la capital deberá estar respaldado por un partido nacional, es decir que no podrán gobernar la ciudad miembros de partidos locales Se plantea dar atribuciones a la ALDF para emitir leyes y decretos y que las delegaciones políticas puedan interponer juicios de controversia constitucional contra el gobierno capitalino Asimismo, prevé que el pleno de los legisladores locales forme parte del Constituyente Permanente, para que participen en cualquier modificación que se pretenda hacer a la máxima ley de los Estados Unidos Mexicanos También propone que el Distrito Federal participe de manera obligatoria en el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal y en los fondos de aportaciones federales, de acuerdo con la ley que expida el Congreso de la Unión El único candado impuesto por la Cámara de Diputados a esta reforma fue que la designación del secretario de Seguridad Pública capitalino siga a cargo del Presidente de la República 18/04/02