Análisis político: Rumbo a una Reforma Laboral regresiva

lunes, 8 de abril de 2002
México, D F (apro)- La posibilidad de construir un nuevo modelo de relaciones laborales, basado en la confianza entre los interlocutores sociales (obreros, empresarios y representantes gubernamentales), que se refleje en una nueva realidad, se ve todavía lejana El pasado 1 de abril, la Secretaría del Trabajo entregó un documento a los representantes de los sectores obrero empresarial, para que sea aprobado y posteriormente enviado al Congreso de la Unión, como parte de la reforma laboral De entrada, y sin mucho análisis, dicho documento preocupó a los representantes obreros, tanto de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) como a los de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) porque simplemente lo consideran apresurado, excluyente y francamente en favor de los empresarios Para la UNT, la reforma que pretende llevar adelante el secretario del Trabajo, Carlos Abascal, no modifica lo que durante décadas afianzó un modelo corporativo, que daba cabida a actos de corrupción, enriquecimiento de los líderes y, sobre todo, una explotación y violación de los derechos de los obreros Tampoco dicha reforma sienta las bases para construir un modelo que permita a la planta productiva del país competir con equidad y eficacia dentro del proceso de globalización que vive el mundo El país depende, y seguirá dependiendo, de una competitividad sustentada en los bajos salarios y en la erogación mínima sobre las condiciones laborales De acuerdo con un documento que la UNT elabora en respuesta a los planteamientos de la STPS, en materia de reforma laboral, la propuesta "no garantiza la imparcialidad ni la transparencia del proceso organizativo y de la construcción colectiva" Carlos Abascal, según la UNT, no sólo no incluyó sus propuestas importantes, sino que "tergiversó las que tomó en cuenta", lo cual "implica retrocesos francamente inaceptables" Al revisar el documento elaborado por las autoridades laborales, la UNT señala que "se confirman algunas de nuestras principales preocupaciones, en tanto es evidente que hace falta tiempo para lograr un mayor acercamiento, que resuelva las principales diferencias entre las propuestas o puntos de vista de los representantes en el equipo de trabajo" La preocupación no es diferente entre los dirigentes de la CTM, aunque entre ellos predomine todavía la postura de no hacer pública su inconformidad Aún siguen comportándose como si fueran parte de un sistema (el priista), en el que estaba penado asumir actitudes de inconformidad o rebeldía Los líderes agrupados en las centrales que en el pasado formaron parte del llamado "sindicalismo oficial", ligado al PRI, entonces partido en el poder, no saben cómo actuar Estaban acostumbrados a rendirle lealtad, sumisión, obediencia al presidente de la República en turno y a funcionarios del tipo de Carlos Abascal Es cierto que esas organizaciones obreras políticamente han venido a menos, pero también es una realidad que representan una fuerza que ni ellos mismo están conscientes de que la poseen Al parecer, apenas comienza el proceso que deberá concluir con un nuevo régimen legal en materia laboral, que rija las nuevas relaciones en el proceso de producción Pero las autoridades del Trabajo se muestran ansiosas y con prisas, que podría complicar el camino para llevar a buen término dicha reforma

Comentarios