Fondos destinados a agricultura habrían sido usados para el rescate bancario

lunes, 6 de mayo de 2002
México, DF - Durante la gestión de Guillermo Ortiz Martínez como secretario de Hacienda --a partir de 1996--, fondos del gobierno federal destinados a la agricultura, conformados en los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), fueron usados para el rescate bancario de Banca Unión y Banca Cremi Este dinero aún se adeuda a los FIRA y terminará de pagarse en el 2007 El encargado de pagar es el IPAB, antes Fobaproa, aun cuando se supone que ambos bancos se hacen cargo de su deuda De acuerdo con una investigación divulgada por el diario Reforma, los FIRA recibieron en septiembre de 1996, del entonces secretario de Hacienda y actual gobernador del Banco de México, la orden de "coordinarse con el Fobaproa e invertir en Unión y Cremi los recursos excedentes a sus requerimientos diarios" Esta "inversión" tenía el objetivo de dotar de fondos a los bancos "intervenidos por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores", y supuestamente sólo se invertirían los excedentes de recursos Sin embargo, de acuerdo con la investigación de dicho diario, los FIRA invirtieron directamente en los bancos un total de 74 mil millones de pesos, dinero que supera el total de los apoyos financieros que dio a los sectores rural y pesquero "Los 74 mil millones de pesos canalizados a Unión y Cremi superan los 64 mil millones que FIRA erogó para apoyo financiero de 1994 a 1998 y también superan el total combinado para los ejercicios 1999-2000, que fue de poco más de 60 mil millones", dice el diario Asegura que esta "inversión" no se menciona en lo absoluto en el Informe de Transición de FIRA 1994-1998, ni en sus informes anuales de 1999 o 2000 Tampoco se habla de ello en los informes del Banco de México, ni en la auditoría Mackey, hecha en 1999 al Fobaproa por orden del Congreso de la Unión Cita el rotativo que el IPAB, en su más reciente informe, habla solamente de que en octubre del 2001 la junta de gobierno "aprobó la realización de actos necesarios para instrumentar la estrategia de reestructuración y asunción de obligaciones de bancos que se encontraban intervenidos por la CNBV" Entre estos actos se mencionan "convenios de asunción de pasivos suscritos el 20 de diciembre del 2000", sin señalar cantidades Luego, apunta la investigación, en noviembre de 2000 el IPAB aprueba un plan de reestructuración de la deuda para que los FIRA pudieran retirar su inversión gradualmente de Banca Unión y Cremi Desde finales de 2000, el FIRA recibe, como resultado de esa reestructura, pagos trimestrales de la inversión que aportó a ambos bancos En total se deberán pagar, con intereses, 199 mil 279 millones de pesos En promedio se paga a FIRA mil 380 millones de pesos mensuales Se supone que los pagos deben financiarse con los recursos que Cremi y Unión recuperan de su cartera vencida mes con mes, pero éstos siempre son insuficientes y el faltante lo cubre el IPAB05/05/02

Comentarios