Análisis Político: Chicanada

martes, 18 de junio de 2002
México, D F(apro)- Tres días antes de que se venciera el plazo para que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) proporcionara al IFE la información sobre los movimientos bancarios de las campañas presidenciales de Labastida y de Fox, dicha comisión aplicó una burda táctica dilatoria para frenar la investigación electoral más importante de los últimos tiempos Después de que el 9 de agosto de 2001 el Consejo General del IFE resolvió cancelar la indagatoria sobre el origen de los fondos de campaña de Vicente Fox, debido a que Hacienda le negó la información del caso invocando el secreto bancario, el PRI apeló ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y éste determinó, el 7 de mayo último, que el IFE no debía tener impedimento para realizar este tipo de averiguaciones La sentencia del TEPJF estableció que "cuando el IFE efectúa actos encaminados al control, vigilancia, investigación y comprobación de irregularidades en la aplicación de los recursos que ejercen los partidos políticos, está a salvo del secreto bancario" El IFE se vio así obligado a requerir a la CNBV información sobre las cuentas bancarias de la Alianza por el Cambio y del PRI La CNBV tenía de plazo hasta este lunes 17 de junio para proporcionar tales datos, pero el viernes 14, alrededor de las 10 de la noche, la Comisión emitió un boletín donde informa haber solicitado al TEPJF definir si los requerimientos del IFE estaban apegados al sentido de la sentencia del Tribunal No obstante, la propia CNBV juzga de antemano que "los requerimientos de información formulados por el IFE van más allá de lo resuelto por el órgano jurisdiccional" Y, aún más, afirma que el IFE "ha interpretado que la resolución del Tribunal puede ser el fundamento de requerimientos de información relativos a casos distintos al que la originó, por lo que esta Comisión considera que dicha interpretación pudiera exceder los principios procesales aplicables" La petición de la CNBV, asegura ella misma, es "la única forma de ajustarse al marco legal, protegiendo así, por una parte, los derechos de confidencialidad y secrecía de los usuarios de los servicios financieros y, por la otra, las atribuciones de las autoridades judiciales que soliciten la información que corresponda con arreglo a la ley" Puesto que al área jurídica de la CNBV no podemos atribuirle analfabetismo funcional, dificultades de comprensión o ignorancia en su materia, en virtud de que ha sabido sortear el fincamiento de responsabilidades en relación con el monstruoso fraude a la nación que fue el rescate bancario, en su respuesta a la solicitud del IFE nos encontramos con una maniobra de "leguleyos" que en el medio judicial se denomina simplemente "chicanada" Los magistrados del TEPJF expresaron en su sentencia, con toda claridad, que el IFE tiene facultades propias de las autoridades hacendarias para obtener información cuando, "en el desempeño de ciertas funciones y actividades, persigue fines fiscales, relacionados con el control, vigilancia, investigación e imposición de sanciones, en el uso y manejo de recursos públicos" El pretexto para la "chicanada" de la CNBV es que el IFE pidió la información correspondiente a la campaña del PRI y no sólo la de la Alianza por el Cambio, a pesar de que el Tribunal Electoral establece inequívocamente, y en los más amplios términos, las facultades hacendarias del IFE para investigar el origen, el uso y el destino de los recursos de todos los partidos políticos En consecuencia, con su "chicanada" la CNBV está incurriendo en un principio de desacato, con la agravante de que no sólo obstaculiza la administración de la justicia, sino que insulta la inteligencia del supremo Tribunal Electoral con artimañas de "coyotes" Esperemos que, conscientes de esta injuria, los magistrados del TEPJF emitan su resolución lo más pronto posible para frustrar los propósitos de la CNBV, que en los últimos dos sexenios se ha convertido en garantía de impunidad para las actividades delictivas de los banqueros y que ahora pretende también encubrir las irregularidades electorales de sus padrinos y protectores en el poder

Comentarios