Endurece el PRI su política de austeridad con la subasta de activos

lunes, 1 de julio de 2002
México, DF - Abrumado no sólo por las deudas que le dejó el proceso electoral del 2000 y las elecciones internas, sino por la carga de sueldos de su numeroso personal y las pérdidas que le significó la derrota frente al PAN, el PRI ha endurecido su política de austeridad --vigente desde el año pasado-- y ha decidido allegarse recursos frescos mediante la venta de edificios, vehículos y equipos de oficina Así, al programa de ahorros que tuvo que instrumentar la anterior dirigencia, a cargo de Dulce María Sauri Riancho, se añadirá una serie de subastas de activos, que tienen como objetivo inmediato reunir alrededor de 115 millones de pesos De acuerdo con el secretario de Finanzas del partido, Rigoberto Quintero Torres, además de la subasta de activos se buscarán ahorros mediante el recurso de someter a licitación diversos servicios que antes se contrataban de manera directa Ambas medidas, la venta y las licitaciones, se realizarán con el apoyo de un programa de cómputo diseñado especialmente para el PRI, dijo el funcionario en entrevista con el diario El Universal "El PRI busca una licencia para usar un software que nos permita hacer subastas públicas y en el que se puedan hacer tanto ventas como compras de bienes y servicios", anotó Desde hace varios meses, explicó Quintero, se han tomado acciones para reducir lo más posible los gastos y así pagar la deuda pendiente, resultado de la campaña del 2000, las elecciones internas de febrero y la asamblea nacional de noviembre pasado "Cuando llegamos, nos encontramos con una deuda cuantiosa que tenía orígenes muy claros" y que sumaba 200 millones de pesos, de los cuales ya se han pagado alrededor de 85 millones El adeudo se constituye de pagos a bancos y a proveedores Desde que Roberto Madrazo asumió la presidencia del partido, agregó, se ha procedido con estricta disciplina Como resultado, en estos meses --de marzo a la fecha-- se ha pagado el 60 por ciento de la deuda con los bancos, que era de 140 millones de pesos Para finales de año, puntualizó, "la deuda bancaria estará totalmente pagada" Quintero señaló que como parte de la austeridad impuesta al interior del partido se han tenido que recortar salarios y prerrogativas a los comités estatales Y gracias a la solidaridad que han mostrado estos últimos, anotó, el PRI está avanzando rápidamente al pago de su deuda Con tales declaraciones queda claro porqué el PRI se ha opuesto insistentemente a abordar el tema de la reforma electoral, puesto que en ella se establece la drástica disminución de los recursos públicos que reciben los partidos políticos30/06/02