Pruebas en la Sedena demuestran la culpabilidad de LEA: Martín del Campo

miércoles, 10 de julio de 2002
México, D F (apro)- "Todas las evidencias apuntan a que el principal responsable de la matanza del Jueves de Corpus fue el entonces presidente Luis Echeverría Alvarez", dijo el exlíder estudiantil Jesús Martín del Campo, quien aseguró que en los archivos de la Secretaría de la Defensa hay pruebas que demuestran la culpabilidad del priista "Existen documentos de la Secretaría de la Defensa Nacional que constituyen una prueba contundente de que ese grupo paramilitar (Los Halcones) fue creado durante la campaña de Echeverría y, por supuesto, con su conocimiento", señaló Respecto de las declaraciones que hizo Echeverría la tarde del martes, en las cuales aseguró que es inocente de las dos matanzas que se le achacan, Jesús Martín del Campo dijo, en conferencia de prensa, que "no podemos pecar de inocentes, ya que en esos tiempos de presidencialismo absoluto, con un carácter autoritario y represivo, propios del viejo régimen en el que no se movía la hoja de un árbol sin que el presidente en turno lo ordenara, es inadmisible que Luis Echeverría no instrumentara, con su mente de político mañoso, semejante crimen de Estado, que se ha encubierto durante todos estos años en la impunidad jurídica, bajo un estado de cohecho por encima de un Estado de derecho" Actual subtesorero de la Administración Tributaria del Gobierno del Distrito Federal, Martín del Campo señaló que "los sucesos de esta historia inconclusa están a la vista Los diarios nacionales lo consignan en sus páginas Todavía viven periodistas que estuvieron en el lugar de los hechos, vieron la matanza y vieron cómo los granaderos protegían a esos vándalos que bajaban de los camiones con varas, gritando y atacando a los contingentes de estudiantes "Ellos vieron a francotiradores disparar desde las azoteas contra los manifestantes de la marcha del 10 de junio de 1971 y constataron que, evidentemente, esa era una acción planeada a cargo de personal entrenado Periodistas, entre ellos José Reveles, Sergio Sarmiento, Joaquín López Dóriga y Emilio Viale, entre otros, atestiguaron este plan malévolo para acallar a los jóvenes estudiantes de esa época", aseveró Y agregó que "hay numerosos elementos que confirman que funcionarios del más alto nivel planearon y ejecutaron acciones represivas criminales y que, posteriormente, para evadir la acción de la justicia, realizaron una mascarada grotesca de falsa investigación a través de la Procuraduría General de la República, para después cerrar el caso sin ofrecer alguna explicación pública de lo sucedido, tal y como lo había prometido el mismo presidente Echeverría" El exdiputado federal perredista y exlíder magisterial señaló: "Queremos creer que se sostendrá el compromiso por parte de las actuales autoridades gubernamentales, de que se castigará penalmente a los exfuncionarios que ordenaron la matanza perpetrada por ?Los Halcones?, grupo paramilitar entrenado por el Ejército y financiado por el Departamento del Distrito Federal, en ese tiempo bajo las órdenes directas del presidente de la República "No queremos que se vuelva a repetir aquel caso en que los diputados se presentaron en casa del expresidente Echeverría y se distorsionó de tal manera la situación, que este montaje permitió a Echeverría burlarse de la autoridad, así como años antes se rió de la sociedad, al decir que Díaz Ordaz era el único responsable de los acontecimientos del 2 de octubre de 1968, cuando él era entonces secretario de Gobernación "Después, ya como presidente de la República, consumó su autoritarismo y criminalidad con el Jueves de Corpus y no se responsabilizó de los hechos Por el contrario, declaró públicamente, con su cinismo característico, que había sido un enfrentamiento entre grupos de jóvenes estudiantes y que no se habían reportado muertos" Añadió que gracias a la acción de muchos estudiantes de su generación, se ha hecho conciencia de lo terrible de aquellos años "Todas las actividades de difusión, de reconstrucción histórica y de denuncia, no son una bandera política coyuntural, sino una causa social, una causa de todos los mexicanos", concluyó