El gobierno aplica la ley sin "vacilaciones", asegura Macedo de la Concha

viernes, 12 de julio de 2002
México, DF - El actual gobierno aplica la ley sin inhibiciones, vacilaciones, apresuramientos, ligerezas, trivialidades, conjuras políticas o distingo de personas, aseguró el procurador General de la República, Rafael Macedo de la Concha, quien admitió que los abogados del país deben "dignificar la profesión" desterrando la "corrupción, la impunidad y la deslealtad" Al participar en la ceremonia del "Día del Abogado", el procurador federal recordó a los presentes que "al protestar el honesto ejercicio de nuestra profesión, nos comprometimos a luchar por el Estado de derecho, y ahora debemos reasumir esta obligación con mayor compromiso y con mayor entusiasmo" Ante el presidente Vicente Fox, el funcionario señaló que la presente administración "es una muestra ejemplar" de la lucha por el Estado de Derecho y que el primer mandatario ha traído "nueva apertura" a las instituciones "Hoy --le dijo al presidente--, las instituciones están renovadas por ese espíritu que usted ha impreso en ellos: el espíritu de cambio, de colaboración, de apertura" El exprocurador militar dijo que en la aplicación de la ley, en este gobierno "no existen ligerezas, trivialidades, vacilaciones, apresuramientos ni conjuras políticas, únicamente nos mueve la certidumbre del rigor, el desvelo y la honradez" La aplicación estricta de la ley, agregó, es la forma más efectiva de reconstruir el tejido social e impulsar el desarrollo y la democracia, por lo que para este gobierno es prioritario impulsar una cultura jurídica, de conocimiento y respeto a la ley Luego, hizo un nuevo exhorto para que los abogados se conduzcan con apego a la ley y a la ética, puesto que la profesión del abogado implica un compromiso con la ley, la verdad y la justicia "No aceptamos que se corrompa nuestra actuación mediante un ejercicio profesional que se oriente solamente hacia el beneficio personal y se olvide de las necesidades de la sociedad No debemos permitir que la mera aspiración de la riqueza provoque el quebranto del derecho y destruya los valores que deben guiarnos "Por desgracia, también hay personas que se han empeñado en corromper la profesión y ello nos obliga a trabajar para impedirlo, para evitar que se denoste la labor del abogado", reconoció12/07/02