A dos años de victoria... Decepción

martes, 2 de julio de 2002
México, DF - Con nuevas promesas, el presidente Vicente Fox celebró su segundo aniversario electoral "Los mejores tiempos de México están por venir" y, al pasar del tiempo, los esfuerzos del proceso de cambio habrán valido la pena, señaló el primer mandatario ante los panistas que se reunieron para celebrar la fecha Fueron los únicos, pues en la nación está ausente el entusiasmo que estremeció al país el 2 de julio del 2000 La población se siente decepcionada frente a las expectativas generadas con los resultados de aquella "histórica" fecha El PRI está fuera de Los Pinos, como prometió Fox, pero más allá de eso, el primer presidente emanado de la oposición no ha cumplido con lo prometido A la falta de hechos concretos --que se puede justificar de numerosas formas, y el presidente lo hace cotidianamente-- se suma algo que a Fox realmente le duele e incomoda, como lo demuestra su permanente actitud de candidato en campaña: la mala percepción de la población sobre su gobierno El PRI, señalado por Fox como el principal obstructor de las iniciativas presentadas por el gobierno, ha achacado al presidente graves faltas: tiene una visión poco realista de la política mexicana, no convoca a las fuerzas políticas a debates de largo alcance y considera sus propuestas como las únicas posibles Y para el PRD, Fox no se "faja los pantalones" para defender de las grandes trasnacionales los recursos nacionales, ni tiene propuestas económicas claras Esto, de acuerdo con una carta que hace varios días envió al presidente la dirigente nacional perredista, Rosario Robles En tanto, el líder de los diputados de ese partido, Martí Batres, señaló que Fox gobierna igual que los priistas Nada ha cambiado En un documento emitido por su Comité Ejecutivo Nacional, el PRI afirmó que Fox adolece de una "inconstancia en declaraciones y personalismo en acciones públicas", y justifica sus "incapacidades de gobierno echando la culpa al desacuerdo de las oposiciones" Pero no sólo la oposición critica al presidente Según diversas encuestas, Fox pierde cada vez más popularidad Específicamente, de acuerdo con los resultados de la encuesta que Proceso publica en su edición de esta semana (1339), a dos años de la victoria de Fox "hay decepción mayoritaria y los reclamos siguen siendo los mismos Sin embargo, subsiste la esperanza de mejorar La nueva realidad política ha hecho que los mexicanos valoren cada vez más la democracia, empiecen a descubrir el papel protagónico que tiene el Congreso de la Unión en la conducción de las riendas del país y también a introducir en la agenda de discusiones un tema que era absolutamente inexistente en el pasado, el del presidencialismo vs la gobernabilidad" Los encuestados, curiosamente, coinciden con Fox en señalar al Congreso y a la oposición como los que tienen la mayor responsabilidad de que el presidente no haya cumplido sus compromisos de campaña Sin embargo, también señalan que viaja demasiado y que le falta coordinación con su equipo de trabajo Los dos años del triunfo y el año y medio de la presidencia "del cambio" han sido cuidadosamente desmenuzados en Proceso por analistas políticos de reconocido prestigio: Miguel Angel Granados Chapa, Denisse Dresser, Lorenzo Meyer, Leo Zuckerman y Luis Javier Garrido En general, estos expertos coinciden en que Fox fue buen candidato, pero es mal presidente Granados Chapa señala que "aún hay una presidencia por asumir" de parte de Fox y que éste sigue en campaña, como si no la hubiera ganado Fox, dice, carece de convicciones profundas y vive "al día" y "de milagro", anunciando logros que no existen, víctima de un "optimismo trágicamente irreal" Denisse Dresser apunta que el gobierno de Fox está atascado y no ha podido sacar adelante sus promesas "Parte del problema reside en la personalidad misma del presidente y parte del problema tiene un origen más estructural Por un lado, Vicente Fox ha resultado ser mejor candidato que presidente Por otro lado, Fox es un presidente débil, acotado por un gobierno dividido y no controla a un Congreso que actúa más como un saboteador que como un contrapreso" Esta combinación, señala, ha llevado a la parálisis del actual gobierno En tanto, para Leo Zuckerman, Fox llegó a ser presidente, pero no ha sabido ser presidente Ambas son cosas muy distintas A Fox no le asustó ganar ni se planteó, con razonable angustia, lo que seguía a continuación, dice Aquel 2 de julio de hace dos años el panista estaba demasiado seguro y siguió elevando cada vez más las expectativas sobre su gobierno "Sin estrategia, sin prioridades, con un absurdo esquema organizativo, y sobre todo con la arrogancia del invencible, el presidente se fue entrampando", agrega Es deseable que, a casi dos años de gobierno, el presidente esté dispuesto a preguntar lo que debe hacer, añade Luis Javier Garrido manifiesta, a su vez, que los mexicanos sienten gran desilusión a dos años del 2 de julio La gente sabe que el viejo sistema no se ha desmantelado, sino sólo reconvertido Fox ha dañado y engañado a la nación mediante la promesa de los cambios que no han llegado y que, cuando los ha habido, han sido solo regresivos, asegura La absoluta subordinación a Estados Unidos es sólo un ejemplo de ello "La respuesta de Fox ante el creciente descontento social no puede ser, por otro lado, más preocupante, pues, convencido de que puede seguir gobernando a través de la propaganda y los medios, insiste en mentir todos los días a los mexicanos sobre la situación que se vive en el país y sobre la realidad de su gobierno, estimado como ineficiente e inepto desde todos los ámbitos", agrega Este 2 de julio Fox cumple dos años de haber triunfado sobre el PRI, 60 de vida y uno de estar casado con su exvocera, Martha Sahagún No hay balances positivos en lo relativo a las infinitas promesas que hizo durante su campaña y su toma de posesión Para los miembros del PRD el gobierno foxista ha sido "una muestra de continuismo priista", según dijo el líder de los diputados de ese partido, Martí Batres Fox, dijo Batres el lunes, "quiere presentar como cambios aquellos temas de la política nacional que son, en realidad, continuidad de los gobiernos anteriores Ni la reforma eléctrica, ni las telecomunicaciones, ni el Plan Puebla Panamá (todos caros a Fox) son proyectos de cambio", tampoco la reforma fiscal, ni la laboral En tanto, el líder nacional del PRI, Roberto Madrazo, opinó que a año y medio de gobierno panista, hay pocos resultados, pero ahora existen oportunidades para construir los acuerdos que el país necesita Agregó que el país precisa de certidumbre y gobernabilidad, y confió en que el jefe del Ejecutivo no actúe de forma intolerante o autoritaria y empañe así las posibilidades de acuerdos Por su lado, el líder de los senadores priistas, Enrique Jackson, dijo que Fox ya derrochó el capital político que tenía hace dos años, el día de su triunfo electoral La gente está decepcionada y todos los sectores le exigen orden en su gobierno Agregó que "ante un gobierno incapaz tenemos que aplicarnos más todavía, para evitar que nos arrastre a todos" Así, a pesar de que hay algunos logros, dice Denisse Dresser, "como el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica, la apertura de los archivos de la guerra sucia, la Ley de Acceso a la Información y una política exterior que toma en cuenta los imperativos de la internacionalización, los logros modestos palidecen frente a la agenda ambiciosa de reformas con las cuales Fox llegó al poder" Y Lorenzo Meyer, historiador, apunta, desde su perspectiva, que el 2 de julio es una fecha que simboliza la transformación de la vida pública mexicana, pero que el proceso de cambio en sí es tan lento, que esa fecha es apenas el principio del cambio y los dos años transcurridos, algo así como el "fin del principio" del cambio "A dos años del 2 de julio del 2000, el nuevo régimen lleva ya tiempo de estar instalado en la "lenta marcha" hacia el cambio, un cambio que, desafortunadamente, promete ser tan lento y largo como fue el proceso de transición No es ése el peor de los destinos de la democracia mexicana, pero tampoco el mejor", dice al final de su artículo, publicado en la edición 1330 de Proceso Respecto a cambios y procesos, cabe señalar que el antiguo libro de la sabiduría china, el I Ching, conocido también como el Libro del Cambio, en uno de sus hexagramas señala que el tiempo que toma recuperarse de una enfermedad --la convalecencia-- es tan largo como lo haya sido la enfermedad misma La enfermedad que México padeció durante 71 años (por lo menos), pues, todavía deja sentir sus efectos y el tiempo que tomará recuperar la salud se adivina todavía muy largo

Comentarios