Cuestiona Arturo Warman la política social

sábado, 20 de julio de 2002
México, D F (apro)- El exsecretario de la Reforma Agraria, Arturo Warman, afirmó hoy que en el país "no ha resuelto cómo financiar la incorporación de los pobres al desarrollo urbano, y mientras no haya una respuesta clara, el problema se complicará" Dijo que "el proceso de urbanización de la vida rural es claramente desatendido por las instituciones públicas", y añadió que, "en la medida en que no se visualice este fenómeno y se le considere un problema nacional de política social, seguiremos enfrentados a un campo sin solución" Warman, coordinador del Consejo Académico del Area de las Ciencias Sociales de la UNAM, habló durante el "Seminario internacional de reformas al suelo urbano" Explicó que, en la década de los sesenta, "el proceso de urbanización en México alcanzó una magnitud insospechada con una población de 35 millones de habitantes, de los que 17 millones se ubicaban en áreas rurales "Cuatro décadas después, hay 75 millones de habitantes en las urbes, lo que implica la incorporación, en ese lapso, de 58 millones de mexicanos a ese sector, la mayoría en ciudades grandes o áreas metropolitanas, donde se encuentra cerca de la mitad de la población del país" Warman dijo que, "para acceder de la vivienda, la población pobre requiere de subsidios, cualquiera que sea su forma Sin embargo, en México, como en muchos otros países, una de las modalidades que permitió este proceso acelerado de urbanización, con un mínimo de conflicto, fue la tolerancia a la irregularidad "Ese beneficio permite al Estado no asumir funciones que debería desarrollar, a partir de una legislación agraria que hace inalienable, imprescriptible e inajenable la propiedad social, pero permite generar una política de regularización como principal mecanismo de urbanización de la tierra social" En este contexto, añadió, se dio la reforma al artículo 27 constitucional y a la Ley Agraria "A una década de distancia, no se ve qué parte del Estado podrá asumir el costo del subsidio La pregunta no es qué tantos cambios legales deben generarse, sino qué tanto se debe pactar para definir quién va a cargar con el subsidio que esto requiere Y mientras esta definición no se dé, se corre el riesgo de continuar con estos escenarios" Por su parte, Antonio Azuela, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, dijo que la reforma al régimen agrario de 1992 "fue un cambio positivo e importante para el campo mexicano, pues decretó el fin del reparto e aumentó la capacidad de decisión de los ejidatarios, que vivían bajo el régimen tutelar del Estado" Señaló que, como parte del programa de incorporación de tierra ejidal para el desarrollo urbano, de 1995 a 2000 cambió la situación jurídica de cerca de cien mil hectáreas: 51 mil fueron para el dominio pleno de los campesinos; seis mil se destinaron a inmobiliarias ejidales, opción que les permite participar en la urbanización; 17 mil para reservas territoriales, y 26 mil para regularización 19/07/02

Comentarios