Análisis político: Ciudad Juárez y el futuro del PAN

viernes, 26 de julio de 2002
Ciudad Juárez, Chih (apro) Apenas descendió del avión que lo trajo de regreso a esta ciudad, casi a la medianoche de este miércoles, Alfredo Delgado Muñoz recibió una llamada telefónica de felicitación del mismísimo presidente Vicente Fox por el triunfo que, como alcalde, había ratificado, horas antes, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), allá en la Ciudad de México La llamada de Fox a Delgado, quien el sábado por la tarde tomará posesión como alcalde de esta ciudad fronteriza, no es una simple cortesía política Se trata de la manifestación de júbilo del panismo al que se une el presidente, en su búsqueda de obtener la mayoría en el Congreso en las elecciones del próximo año Ciudad Juárez, que también en el 2003 cumple dos décadas de gobiernos panistas, sólo interrumpidos por el interinato priista de nueve meses a raíz de las dos elecciones anuladas en agosto del año pasado y julio de éste, representa una victoria estratégica para el PAN, luego que durante año y medio de gobierno federal formal de ese partido había tenido sólo descalabros Aunque ciertamente Juárez, y en general Chihuahua, son para el PAN el germen que al cabo de tres lustros dio como fruto el poder presidencial, representa ahora la posibilidad de que ese partido levante el vuelo y haga posible un factor vital para el gobierno de Fox: conquistar la mayoría en la Cámara de Diputados Los panistas, sin embargo, deberán ser autocríticos a la hora de calibrar el resultado que obtuvieron al conquistar este municipio y cínicas complacencias, como suele gustarle a su actual presidente, Luis Felipe Bravo Mena Y es que fue una victoria pírrica desde el punto de vista numérico Si bien en una contienda electoral gana quien obtenga como mínimo un voto de más, el PAN debe reconocer que apenas, inclusive de una elección a otra, retrocedió en los sufragios obtenidos En la segunda elección ganó con poco más de 2 mil sufragios Más aún, el PAN si bien logró quedarse con la plaza que obviamente el gobernador priista Patricio Martínez quería arrebatarle --para que Roberto Madrazo tuviera su primera victoria como presidente del PRI, dado que fue su primera elección como tal--, los métodos de los que echó mano riñen con su tradición discursiva de legalidad y ética El papel que desempeñó el exalcalde panista de aquí, Gustavo Elizondo, cuyo uso de recursos públicos a favor del candidato de su partido hizo que se anulara la primera elección, evidencia que los panistas son también capaces de recurrir a trampas que aprendieron muy pronto de los priistas Cierto, Patricio Martínez no es tampoco un personaje impoluto, pero qué desgracia para la democracia mexicana que las trampas se combatan con otras del mismo estilo El mensaje que se envía a la sociedad es que el prototipo del político priista es el mismo que el del PAN, o los otros partidos, lo que abona a su propio desprestigio De esta manera lo que se puede anticipar es que en el proceso electoral federal, que ya arrancó si bien no formalmente, lo que presenciaremos será un torneo de trampas que, en el caso de Chihuahua, se prolongará hasta el 2004, cuando se convoque a elecciones para gobernador y Congreso local Uno esperaría que aquí el PAN, ya con el triunfo asegurado, modificara su discurso visceral a uno de gallardía, pero el jueves justamente se publica en un diario local un desplegado del PAN contra Martínez, quien ofreció trabajar conjuntamente con Delgado Dicen los panistas que Martínez es un hipócrita, porque de dientes afuera ofrece cooperación, pero subrepticiamente está orquestando desestabilizar a la naciente administración El mismo jueves, aseguran los panistas, se descubrió un complot para que el sábado, cuando tome posesión el nuevo alcalde, con la presencia de la dirigencia nacional de ese partido y miembros del gabinete, estalle un motín en el penal de esta localidad, pero que además se busca entorpecer el trabajo del nuevo alcalde mediante la sindicalización, de última hora, de personal de la presidencia De ser ciertas estas afirmaciones, no estamos ante un avance democrático, como lo es la decisión inapelable del Trife, que por todos debe ser aplaudida, por ser una evidencia del fortalecimiento de las instituciones, sino de la política atrasada en la que están involucrados los personajes dedicados a esta actividad Pero por lo pronto, y este sí es un hecho acreditado, el PAN con Juárez se engalla para ir por la mayoría de la Cámara de Diputados que, en la estrategia de Fox, es fundamental para su proyecto de gobierno que sigue sin dar luz25/07/02 Comentarios: delgado@procesocommx