Demanda Juan Sandoval mayor combate a la corrupción

martes, 17 de septiembre de 2002
Mérida, Yuc (apro)- El cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Iñiguez, exigió al gobierno federal "mayores y mejores esfuerzos para combatir la corrupción entre sus funcionarios e instituciones" El polémico dirigente de la Iglesia católica consideró que, pese a los esfuerzos del gobierno que encabeza Vicente Fox, las prácticas de corrupción continúan arraigadas, principalmente en las instituciones oficiales "Es necesario echarle más ganas para que en realidad se perciba el cambio entre la sociedad", remarcó Señaló que hay buenas intenciones, sin embargo, éstas no son suficientes, ya que la principal demanda de la sociedad es que se combata la corrupción en sus diferentes manifestaciones Por su parte, el obispo de Autlán, Jalisco, Lázaro Pérez Jiménez, quien acompañó a Sandoval Iñíguez al Congreso de Pastoral Maya que se realizó en esta ciudad el fin de semana, pidió que los políticos mexicanos que se dicen "cristianos", sean más congruentes "No puede ser que los políticos se digan cristianos, y que vayan a la Iglesia a presenciar la sagrada Eucaristía y que, por otro lado, en sus actos demuestren falta de valores y principios del cristianismo; eso es ser incongruente y nada tiene que ver con el mensaje de Dios", remarcó Dijo que un buen cristiano debe defender siempre la verdad por encima de la mentira y la hipocresía; la unidad y la hermandad por encima de la división y el enfrentamiento pues, quien hace lo contrario, no puede ostentar el título de cristiano En la conferencia de prensa, Sandoval Iñiguez reiteró que la Iglesia también requiere hacer mayores esfuerzos para ayudar y apoyar a las poblaciones indígenas del país Propuso promover el crecimiento de las iglesias autóctonas y el desarrollo de más sacerdotes indígenas, que hoy son escasos La reunión de la Pastoral Maya, que congregó a los obispos del sureste del país, concluyó con una visita a la ciudad colonial de Izamal, donde el cardenal de Jalisco impartió una misa acompañado del arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlié Belaunzarán 16/09/02