En Oaxaca, interroga Gobernación a dos sacerdotes

miércoles, 22 de octubre de 2003
Oaxaca, Oax , 21 de octubre (apro)- Por sus “actividades religiosas”, la Secretaría de Gobernación requirió la presentación de los sacerdotes Francisco Wilfrido Mayrén Peláez, presidente de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz, y del párroco de San Mateo Piñas, Armando Muñoz Jarquín, para que no se excedan en su ministerio, es decir, que “tengan mucho cuidado en no cruzar la línea entre religión y política” Sin embargo, el presidente de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz les aclaró que “nunca he transgredido esa función”, y si fue denunciado por el diputado local del PRI, Lorenzo Hernández Ahedo, es porque desde hace dos años es promotor de derechos humanos, y por su actividad no es bien visto por los caciques y los políticos que detentan el poder y pretenden mantenerlo eternamente Por lo pronto, el también párroco de San Pablo Huixtepec le aclaró al representante del director general de Asociaciones Religiosas, Rubén García Sotelo, que se reserva su derecho a declarar porque lo va a hacer personalmente en la Secretaría de Gobernación, donde va anexar pruebas documentales de que en Oaxaca “se han violado los derechos humanos, violentado el estado de derecho” Según el oficio AR-03/11150/03, Gobernación solicitó al padre Uvi, como se le conoce, “a fin de tratar un asunto relacionado con las actividades religiosas que realiza en el municipio de San Pedro Tututepec, Oaxaca” Y para ello lo citó en las oficinas de la Coordinación de Servicios de Gobierno de la administración estatal, para que se mantenga el estado de derecho donde las iglesias no se excedan en su ministerio El sacerdote señaló que el representante de Gobernación, García Sotelo le explicó que su comparecencia “es un proceso administrativo y no judicial”, y es básicamente para conocer sobre las imputaciones que hizo el diputado Lorenzo Hernández Ahedo de que se está desestabilizando la región de la Costa “Tengo 12 años de defensor de derechos humanos, soy fundador del Centro de Derechos Humanos “Bartolomé Carrasco”, y seguiré de mediador donde me lo soliciten, aunque mi presencia no sea bien vista por los caciques y los políticos que detentan el poder de manera eterna”, aclaró al funcionario Respecto del padre Armando Muñoz Jarquín, dijo que desconoce en qué fecha lo citaron, pero que lo vinculan al conflicto político que se vive en San Mateo Piñas, donde el diputado priista que preside la Comisión de Gobernación de la LVIII Legislatura local se ha convertido en juez y parte, porque no obstante ser uno de los responsables del problema, tiene en sus manos la decisión de ese caso

Comentarios