Seguirán indefensos migrantes mexicanos en EU

viernes, 14 de noviembre de 2003
* No bastan buenas intenciones por parte de Washington, advierten Puerto Vallarta, JAL , 13 de noviembre (apro)- Pese al esfuerzo del gobierno mexicano por firmar un acuerdo migratorio con Estados Unidos, éste difícilmente se dará, al menos en fechas próximas, y millones de connacionales seguirán allá en la indefensión, dijo el presidente de El Colegio de la Frontera Norte, Jorge Santibáñez, al participar como expositor en el Encuentro Nacional de Organismos Públicos y Privados de Protección y Defensa de los Derechos Humanos Es más, ya no tenemos que apostar a un acuerdo migratorio, "ese momento ya se pasó y no va a regresar, por desgracia, dentro de las administraciones de Fox y Bush Hay que hacer las cosas desde más abajo, en México y en Estados Unidos", sostuvo el doctor Santibáñez Lo peor de todo es que no se ven salidas en México al problema del desempleo, añadió Santibáñez, y aseguró que el país seguirá expulsando mano de obra hacia Norteamérica, sobre todo jóvenes Para el 2015-2020, habrá un déficit anual de 200-300 mil empleos, “y para que esa gente se ocupe, tenga empleo, tenemos que aceptar que la migración será una de las salidas, porque las otras son preocupantes: encarecer el empleo o eventualmente incrementar el empleo muy informal, muy marginal que acaba siendo muy problemático para el desarrollo De aquí al 2020, tenemos que aceptar que la migración va a continuar y que por lo mismo hay que ordenarla” --Yo creo --sostuvo el investigador luego, en entrevista-- que mientras no haya un acuerdo, una responsabilidad binacional, no se va a resolver de manera global el problema Pero no es lo único que debemos hacer De repente, solamente estamos tocando la puerta a ver si nos abren Hay muchos programas de orientación que se podrían hacer en México y otros tantos que podríamos desarrollar en Estados Unidos, y tener un manejo de la relación con ese país que, de alguna manera, negocie lo que allá les interesa o lo que nos interesa a nosotros, porque si bien nos reunimos con ellos y se firman acuerdos de seguridad, no se firman acuerdos migratorios Y si en Washington no se firman acuerdos migratorios y sí de seguridad, es porque acuerdos de esta índole no les interesan, en tanto que para México el de los braceros es el primer problema después del de la pobreza "Y si Estados Unidos no asume la parte que le corresponde de su responsabilidad, entonces será muy difícil llamarnos buenos socios, buenos socios, buenos amigos Es un discurso más que una realidad", subrayó Santibáñez Añadió el presidente de El Colegio de la Frontera Norte que el país tiene un problema demográfico y económico grave que no se va a revertir de manera inmediata automáticamente, y si no se hace algo, la situación será peor Pero tampoco se deben esperar soluciones mágicas al problema migratorio No bastan los diálogos y las buenas intenciones para resolver el problema que tenemos en México Lo que se requiere es que haya verdaderos acuerdos sobre el tema, y si no el acuerdo global, al menos algunos programas En su exposición ante unas 500 asistentes, particularmente de organismos no gubernamentales, Santibáñez recordó que México apostó a la flexibilización de las fronteras con el Tratado de Libre Comercio y que, sin embargo, esa frontera es rígida y se concretó en lo suyo: a un acuerdo comercial y punto No es un proceso de integración "Estamos a tres años de gobierno (de Fox) y no podríamos concluir su administración solamente reportando a los mexicanos: nos la pasamos pidiendo pero no nos dieron nada y el proceso sigue desordenándose Entonces, lo que fue tan satisfactorio para la agenda del presidente y de su equipo, puede convertirse en grave riesgo y un factor contrario en las elecciones del 2006, y si esto lo dejamos sólo a la voluntad norteamericana, sería tanto como aceptar que no somos soberanos, que no somos capaces de resolver un problema si otro no lo quiere" Lo que aquí debe hacerse, en tanto que Estados Unidos le sigue dando largas a la solución del problema migratorio, son programas de protección, de orientación a los migrantes aunque no le guste al gobierno estadunidense, que dirá que México propicia y facilita la migración, pero no, lo que se trata es de proteger a los nacionales, y eso lo haría regresar al tema, se vería obligado a ordenar esa migración, pese a que a muchos allá no les importa el problema, dijo el investigador En su intervención, el responsable de El Colegio de la Frontera Norte mencionó que a pesar del peso demográfico de los 23 millones de nativos o de origen mexicanos en Norteamérica, su peso político es mínimo, y que eso los enfrenta a situaciones adversas de toda índole Baste señalar que mientras que 44 por cuento de los asiáticos, 41 por ciento de los europeos y 36 por ciento del resto de América ya tienen regularizada su situación, los mexicanos apenas representan 29 por ciento con su situación legal en orden Es decir, son los migrantes más numerosos y los que menos papeles tienen, y lo mismo puede decirse en el ámbito de la educación, de la seguridad social, etcétera Si a esto se le agrega la cada vez más estrecha vigilancia que el vecino país del norte ejerce sobre su frontera sur --sólo en el área de San Diego-Tijuana hay dos mil elementos del Servicio de Inmigración y Naturalización (SIN), aparte de un gran número de patrullas y, en ocasiones, hasta siete u ocho helicópteros vigilando el paso, lo que ha obligado al incremento del número de polleros y el alza misma de sus tarifas--, el riesgo de los migrantes cada vez es mayor, sobre todo porque allá se les asocia, sobre todo desde el 11 de septiembre del 2001, con el terrorismo, aunque saben perfectamente que los mexicanos no son terroristas pero sí que éstos pueden utilizar las mismas rutas

Comentarios