Debaten diputados posibles nexos de Moreno Peña con el narco

jueves, 4 de diciembre de 2003
* Maniobra para remontar en la elección del domingo, acusa la oposición en Colima Colima, Col , 3 de diciembre (apro)- Luego que la Procuraduría General de la República (PGR) anunció el inicio de una investigación para determinar si el exgobernador Fernando Moreno Peña tiene nexos con el narcotráfico, la diputada local priista Hilda Ceballos Llerenas --esposa de éste-- salió en su defensa en la tribuna del Congreso local, y contraatacó al afirmar que dirigentes de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) hacen lo propio con narcotraficantes y secuestradores En la sesión del miércoles, la legisladora aludió a un desplegado publicado a finales de noviembre en el diario Excélsior --que motivó las averiguaciones de la PGR y fue leído en su momento ante el pleno por el diputado panista Ferdinando Martínez--, en el que se afirma que, en 1998, agentes del gobierno estatal detuvieron al ahora fallecido narcotraficante Ramón Arellano Félix, quien habría sido liberado y suplantado por instrucciones del entonces mandatario, a cambio de dos millones de dólares Mediante un texto leído durante el punto de asuntos generales, Ceballos Llerenas calificó los señalamientos como “sucias acciones llevadas a cabo para tratar de desprestigiar, calumniar e infamar a diversas personas, entre las cuales están mi esposo, el licenciado Fernando Moreno Peña, exgobernador del estado, mis hijos y mi persona, y eso no lo puedo permitir” Divulgó copias simples de documentos en los que se reporta que la Dirección de Seguridad Pública del estado detuvo el 16 de diciembre de 1998 a ocho personas por portación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, entre quienes estaba uno de nombre Ramón Ignacio Arellano, y las entregó a la Procuraduría local Pero según otro documento, al día siguiente el MP del fuero común remitió a los detenidos a la mesa III del Ministerio Público de la Federación, con base en la averiguación previa 242/98 La diputada Hilda Ceballos hizo notar que en los documentos de la Federación se cambió el nombre de Ramón Ignacio Arellano por el de Ramón Ignacio Arellanes y, seis meses después, el 18 de junio de 1999 el juez segundo de distrito les dictó a él y coacusados una pena de año y medio de prisión y les concedió la libertad bajo caución, a cambio de una fianza de menos de seis mil pesos cada uno “Queda claro pues –sostuvo la legisladora— que las autoridades estatales encargadas de la seguridad y de la preocupación (sic) de justicia, cumplieron con su obligación, y que el exgobernador del estado nada tuvo que ver en este asunto, con lo que se acredita que ningún miembro de mi familia ha tenido o tiene liga alguna con el narcotráfico, o con los hechos delictivos que escandalosamente se han denunciado” Dijo que “es lamentable y perverso que se hagan llamadas telefónicas para afirmar que el licenciado Fernando Moreno fue detenido, al igual que mi hijo, Fernando Moreno Ceballos” Aseguró Hilda Ceballos que en el gobierno de su esposo “se logró que el estado de Colima fuera el más seguro de la República y el de menos corrupción En ese mismo gobierno, diputados del PRD defendieron a un secuestrador, alegando que tenía fuero, y en ese mismo gobierno quedó acreditado que distinguidos panistas fueron defensores de narcotraficantes “Así, las cosas quedan claras: quiénes son los que han defendido secuestradores y narcotraficantes; el gobierno los combatió y dirigentes de PRD y PAN los defendieron, allí están los hechos y los documentos que así lo comprueban” Aunque la legisladora no lo mencionó expresamente en su intervención, entregó también documentos relacionados con el caso de un decomiso de más de tres toneladas de cocaína en 1999 en Tecomán, en cuyo operativo fue asegurada una camioneta propiedad del actual diputado local Gabriel Salgado Aguilar, coordinador de la fracción panista en el Congreso local Ceballos distribuyó además copias de un proceso judicial en el que el Salgado Aguilar aparece en ese mismo año como abogado defensor de varias personas acusadas de narcotráfico, situación que fue ampliada posteriormente en la intervención del diputado priista Martín Flores Castañeda En respuesta, Gabriel Salgado señaló que “en ningún momento he cometido infracción alguna ni siquiera leve”, y los diputados priistas “exhiben su ignorancia sobre los procesos jurídicos, y han reciclado ese tipo de acusaciones durante cuatro años, y nunca les ha prosperado, por supuesto” Rechazó los señalamientos del tricolor que lo ubican como autor y difusor de panfletos contra el exgobernador, pues “a través de mi vida política siempre he demostrado que me gusta hablar de frente y con claridad" Por ello, calificó como “ridículas” las acusaciones del PRI, que “nomás por el hecho de ser abogado y ejercer mi profesión, quieren endilgarme señalamientos graves y, de paso, echárselos al PAN” Consideró que la diputada Hilda Ceballos y el diputado Martín Flores “son instrumentos, son gentes de buena fe, pero a ellos les mandan y les dicen ‘has esto’, ‘difama, que algo quedará’, obedecen a un grupo político priista que está atrás, manejando la logística de la campaña de ese partido, con tácticas que seguramente les impuso el publicista Carlos Alazraki para tratar de hacer crecer a su candidato Gustavo Vázquez” A su vez, el coordinador de la fracción parlamentaria del PRD, Jubal Ayala Jiménez, dijo que su partido siempre ha luchado por la legalidad y la justicia, por lo que rechazó tajantemente que haya protegido a secuestradores Refirió que en relación con el caso de un regidor perredista acusado en 1998 de estar implicado con una banda de secuestradores, de inmediato fue expulsado del PRD, y los diputados de este partido fueron los principales interesados en retirarle el fuero Jubal Ayala definió las acusaciones de la diputada Hilda Ceballos como “tendenciosas y electoreras”, y dijo que obedecen a que el PRI siente que tiene perdida la elección de gobernador del próximo domingo A su vez, el diputado perredista Armando González Manzo estimó que el fondo de todo este asunto es que existe una línea de investigación de la PGR contra Fernando Moreno Peña, desprendida de publicaciones realizadas en el periódico Excélsior, lo que es del dominio público Consideró que los señalamientos de Hilda Cevallos contra panistas y perredistas corresponden a “una reacción desesperada, electorera, que lleva otros propósitos; yo me atengo a lo que la PGR defina y decida en torno a la publicación de estos desplegados”

Comentarios