Crece rumor de que México apoya la guerra

miércoles, 26 de febrero de 2003
* “Estoy preparado para hacer avanzar la agenda común por el bien de ambas naciones", dice Bush Nueva York (apro)- Mientras en los pasillos de la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) crecía el rumor de que el gobierno de México había decidido apoyar la política bélica de Estados Unidos hacia Irak, en lo que sería un cambio radical a su postura oposicionista de los últimos días, el presidente George W Bush se mostró amistoso y halagado con México destacando la importancia de sostener buenas relaciones con “su amigo” Vicente Fox "Esta nación está comprometida a garantizar que tengamos excelentes relaciones con México La base de la política exterior empieza con la certeza de que el vencindario es próspero y pacífico Estoy preparado para continuar trabajando con Vicente Fox y hacer avanzar la agenda común por el bien de ambas naciones", dijo Bush en la Casa Blanca ante representantes de la Coalición Latina El soberbio presidente de Estados Unidos no hablaba de su “amistad” con Fox ni de la supuesta “importancia” de la relación con México desde que el gobierno mexicano públicamente rechazara el uso de la fuerza militar para eliminar las presuntas armas de destrucción masiva que posee Saddam Hussein en Irak; apoyando mecanismos multilaterales y pacíficos con base en las resoluciones de la ONU Antes de que hablara Bush de la supuesta importancia de la relación de Estados Unidos con México, un despacho de la agencia de noticias estadunidense Associated Press (AP), aseguró que México "parecía ser el primero de entre varios miembros indecisos del Consejo de Seguridad de la ONU en cambiar su posición para apoyar a Estados Unidos en el caso de Irak" De entre los 10 países miembros rotatorios del Consejo de Seguridad, México, Chile, Camerún, Guinea y Angola son considerados por los votos indecisos en la eventualidad que se realice un debate y votación del proyecto de resolución que presentaron el lunes Estados Unidos, Gran Bretaña y España, y que pide la autorización para desarmar a Hussein con la fuerza bélica Del resto de los países rotatorios, además de España; Bulgaria apoya la guerra mientras que Siria se espera que vote en contra y que Paquistán se abstenga Todo esto bajo la premisa de que en una votación del proyecto de resolución; China, Francia y Rusia, se abstengan de usar su poder de veto como miembros permanentes del Consejo de Seguridad y simplemente se abstengan Con el sí de Estados Unidos y Gran Bretaña, los otros dos países con membresía permanente, el proyecto de resolución alcanzaría los nueve votos que necesita para transformarse en mandato de la ONU AP sostuvo que el cambio en la política de México para el caso de Irak, se dio primero en el discurso "clave", y con palabras muy similares a las utilizadas horas antes por Bush, que pronunció el martes el presidente Fox, "y luego se delineó en una nueva y confidencial directiva de política exterior que obtuvo Associated Press" La agencia de noticias sostuvo que el cambio de Fox sobre el caso de Irak fue resultado de la conversación telefónica que sostuvo con Bush el sábado 22 de febrero, pese a que la Casa Blanca había dicho que la llamada no fue para presionar y asegurando que Washington no compensaría a Fox si apoya el proyecto de resolución estadunidense- británico-español Según Ari Fleischer, vocero de la Casa Blanca, la mención de la amistad con Fox que pronunció Bush ante la Coalición Latina nada tenía que ver con el supuesto cambio de México: "Siempre dice esoel presidente es muy dedicado a mejorar las relaciones entre Estados Unidos y México" La tarde del miércoles, la Cancillería mexicana emitió un comunicado oficial en el que aclara que continúa inalterable su postura en torno al conflicto EU-Irak, y que la decisión que tome en su momento será: “Autónoma e independiente” Mientras Bush continúa con el cabildeo diplomático para conseguir los nueve votos que se necesitan en el Consejo de Seguridad para aprobar el ataque a Irak, el Pentágono anunció que la guerra para eliminar a Saddam Hussein costará por los menos 95 mil millones de dólares a los contribuyentes estadunidenses, y no 60 mil millones de dólares como había pronosticado; siempre y cuando el conflicto bélico dure como máximo seis semanas 26/02/03

Comentarios