En el límite, Irak acepta destrucción de misiles

jueves, 27 de febrero de 2003
A dos días de que se venciera el plazo fijado por el Consejo de Seguridad de la ONU para que el gobierno de Irak destruyera los misiles Al Samoud II que, según el jefe de inspectores de armas, Hans Blix, violaban la resolución 689 del organismo internacional, el régimen de Bagdad “aceptó, en principio” deshacerse de ese armamento, informó la Comisión de Vigilancia, Verificación e Inspección de la ONU (UNMOVIC) Por medio de un comunicado oficial, la UNMOVIC informó que los inspectores que se encuentran en Bagdad recibieron una breve carta enviada por el asesor del presidente Sadam Hussein, Amir Al Saadi, en la que el gobierno iraquí manifiesta su disposición de destruir los misiles y otros elementos que se encuentran catalogados como “prohibidos” por UNMOVIC “En principio, Irak acepta la exigencia de destrucción de sus misiles y otros elementos listados”, indica la carta suscrita por Al Saadi, enviada a los inspectores a tan sólo 48 horas de expire el plazo otorgado por el jefe de inspectores, Hans Blix, para que ese país destruyera los misiles Al Salmoud II por considerar que tienen un alcance superior a los 150 kilómetros de alcance, límite permitido por la resolución 687 de la ONU al concluir la Guerra del Golfo Pérsico, en 1991 Previamente, el gobierno iraquí se había negado a destruir los 100 misiles --50 de ellos terminados y 50 en proceso de fabricación--, ya que eran su arma de defensa en caso de que Estados Unidos decidiera intervenirlos militarmente, además de que a su parecer no infringían tal resolución De acuerdo con el comunicado de UNMOVIC, los inspectores de la ONU se encuentran negociando con las autoridades iraquíes sobre los detalles del proceso de destrucción del armamento Pero, como nada satisface al soberbio presidente de Estados Unidos, George W Bush, y anticipándose a la noticia, declaró que la destrucción de esos misiles será una “campaña de engaños” de Hussein y exigió el desarme total y sin restricciones de Irak A pesar de que los inspectores de la ONU no han encontrado pruebas de que Hussein esté produciendo o almacenando armas de destrucción masiva Mientras tanto, una movilización de tropas iraquíes alertó a los 200 mil soldados estadunidenses apostados en el Golfo Pérsico Los soldados iraquíes se trasladaron a Tirik, ciudad natal de Hussein, pero el Departamento Estadunidense de Defensa dijo desconocer el motivo de esa actividad 27/02/03

Comentarios