La ciudad de México, esperanza de AMLO por la presidencia: Marcos

jueves, 27 de febrero de 2003
México, D F- Luego de varios días de silencio absoluto, tal como lo prometió, la nube con que el subcomandante Marcos dibuja con palabras la rebeldía de pobladores indígenas a los gobiernos de la República y critica a los políticos priistas, panistas y perredistas, llegó a la ciudad de México, la ciudad de la esperanza, “si, pero la esperanza de Andrés Manuel López Obrador de llegar a la Presidencia de la República en el 2006”, dijo En una misiva publicada, como todas las que ha difundido Marcos, por La Jornada, el dirigente del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) arremete contra el político tabasqueño, pero no de manera aislada Critica tanto a Marta Sahagún, esposa de Vicente Fox, como al senador panista Diego Fernández de Cevallos, a quien apoda “la Coyota”, y al secretario de Gobernación, Santiago Creel, así como al dirigente del PRI nacional, Roberto Madrazo, su secretaria general, Elba Esther Godillo Estos, relacionados entre sí con un objetivo en común: los panistas buscar al sucesor; los priistas recuperar la Presidencia Aunque dice que a diferencia de los anteriores, el perredista López Obrador “tiene en su haber el porvenir de un movimiento social” y conoce los mecanismos para cooptarlos y controlarlos Considera al perredista tabasqueño como un hombre hábil y pragmático En pocas palabras, lo califica como un “viejo zorro” A pesar de la negativa del perredista a ser candidato a la Presidencia en el 2006, Marcos sostiene que, al igual que Cuauhtémoc Cárdenas, tres veces candidato por la primera magistratura del país, López Obrador ve a la jefatura del gobierno como “trampolín a la silla presidencial” Dentro de esta coincidencia, el subcomandante observó que existe una diferencia entre ambos perredistas: López Obrador se dedica a gobernar “y gobernando construye alianzas y pactos, copota o destruye criticas y oposiciones, cultiva contactos o halaga pensamientos que pudieran cuestionarlo y, sobre todo, hace méritos para convencer al gran elector: el poder del dinero” Esa actitud revela que todavía el “arte de la simulación” funciona, dice Marcos, tras destacar que la promesa de que por el bien de todos, primero los pobres, ha sido una falacia que ha pasado desapercibida, “porque las mentiras de Fox no han dejado espacio para nada más” El jefe de gobierno, añade, “ha resistido los embates y dosifica sus palabras y sus silencios Además ha descubierto algo que ha escapado a todos los analistas políticos a saber, que las campañas de desprestigio en los medios alcanzan un punto máximo, pasado el cual se convierten, sin quererlo, en campañas de promoción involuntaria” Así mismo, asegura que López Obrador está en franca competencia con el excanciller Jorge G Castañeda y Sahagún de Fox, de quien considera está en medio de una “reñida competencia entre su ambición y su torpeza Ambas ya son parte de la picardía mexicana” Además, dice que compite con Creel, a quien nombra “psicópata mexicano”, en referencia a una película estadunidense; comparación que explicó en una carta anterior Según el líder rebelde, las campañas por la presidencia del 2006 ya comenzaron con la renuncia de Castañeda a la Cancillería, pues atendió la recomendación del gobierno estadunidense de salirse del gabinete para evitar el desgaste político y llegar a la primera magistratura del país, como lo hizo Fox: sin un partido político que lo represente, pero con amigos como Elba Esther Gordillo y “of course”, Tony Garza, embajador de Estados Unidos en México Al mismo tiempo, comenta, Marta de Fox inició su carrera por la Presidencia con un proyecto de gobierno encaminado a “convertir a 80 millones de mexicanos en limosneros agradecidos” De Santiago Creel, secretario de Gobernación --de quien se ha mencionado que podría ser el eventual candidato panista a la presidencia, en el 2006-- Marcos sostiene que se ha dedicado “a deshojar una margarita que nadie le ha ofrecido”, indica “¿Madrazo Pintado? Acaso apenas se esté dando cuenta de que preside un partido que ya no existe más (cuando menos ya no como antes, por eso recurre continuamente a la nostalgia en sus discursos)”, añade, tras destacar que la gran lección del proceso electoral de 1994 (cuando Zedillo llegó a la presidencia), es que “cualquier imbécil puede ser Ejecutivo federal”, indica En ese tenor, resalta que si Castañeda puso en la balanza la política económica entera, Marta de Fox la fuerza del clero reaccionario y “la Coyota” Fernández de Cevallos el poder del narcotráfico, “López Obrador ha colocado en el platillo a la ciudad más grande del mundo”, la ciudad de México, misma que, dice, “ha perdido su capacidad de asombro ante el cinismo y la corrupción, pero que, a pesar de ello, es “una ciudad a la que todos han querido domar, domesticar, matar Y que, sin embargo, continúa rebelde, indómita, impredecible Porque esta ciudad tiene la virtud de tener el sueño ligero y rápido despierta si la desgracia, propia o ajena, enturbian los días y las noches que los espejismos escamotean” 26/02/03

Comentarios